Wu: el vanguardista de las mascarillas que atajó una epidemia hace más de cien años

El doctor Wu Lien-teh, un médico malayo, usó de manera exitosa mascarillas para supervisar la epidemia de peste en China hace algo más de un siglo, esta es su historia

La idea de usar mascarillas para eludir el contagio de una enfermedad como la COVID-diecinueve no es algo nuevo. Uno de los vanguardistas modernos del empleo de mascarillas en epidemias fue el doctor Wu Lien-teh, ya hace algo más de un siglo.

Wu Lien-teh nació en Malasia el diez de marzo de mil ochocientos setenta y nueve. En el año mil ochocientos noventa y seis se trasladó a R. Unido, donde fue aceptado en la universidad de Cambridge para estudiar medicina. Un tiempo después, en mil novecientos diez, el gobierno chino le contrató para combatir una enigmática enfermedad mortal que había empezado afectando a cazadores y mercaderes de pieles de marmota de la zona nordeste de China.

El doctor Wu viajó a China y empezó con el examen artículo mortem de las víctimas. De esta forma consiguió aislar la bacteria responsable de la enfermedad: Yersinia pestis, la autora de la plaga generalmente famosa como la peste bubónica.

Wu entendió que la enfermedad se transmitía por medio de gotas respiratorias, igual que ocurre con el coronavirus, y decidió crear una máscara protectora. La máscara de Wu estaba hecha de algodón, gasa y lona, a la que se le agregaban nudos para poder sostenerla a la cara. Además de esto, animó a los médicos y a otras personas a usar su invento para resguardarse.

El doctor Wu Lien-Teh y K. Chimin Wong. Créditos: Credit: Wellcome Collection.

Esta fue la primera vez que las mascarillas se emplearon como estrategia para supervisar una enfermedad, no solo como protección. El doctor Wu aun recomendó a las autoridades que limitaran la circulación entre las provincias y que aislaran a los inficionados para eludir la propagación de la enfermedad. Asimismo persuadió a los funcionarios a fin de que incinerasen los cadáveres de las personas contagiadas, algo que extrañamente se admitía en aquel país.

En el año mil novecientos once, Wu encabezó una conferencia internacional sobre la peste donde propagó sus conocimientos sobre de qué forma contestar en frente de una epidemia. Sus consejos prosiguen siendo válidos actualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *