¿Cuáles son las ventajas de solicitar un crédito online?

Todos en algún momento de nuestra vida hemos pasado por apuros económicos o necesitamos un empujón para iniciar un proyecto, emprendimiento, cambiar de vida, etc. Para todas estas situaciones, las entidades bancarias, de préstamos y financiamiento han creado productos que pueden ser un gran apoyo. No obstante, los trámites y avales que requieren estas instituciones por parte del solicitante son muy engorrosos, complicados y burocráticos. 

Cuando necesitamos con urgencia ese recurso económico una de las alternativas que más se están utilizando hoy en día por la facilidad, rapidez y seguridad, son los préstamos online. Con la llegada de internet y la digitalización de infinidad de operaciones, incluyendo las índole financiero, aparecieron estos productos digitales para apoyar a aquellas personas que requieren liquidez inmediata. La intención es agilizar los trámites y, de acuerdo con ciertos parámetros establecidos por estas nuevas entidades, no es necesario dar demasiadas explicaciones sobre lo que vas a hacer con el dinero. 

Es así como esta opción se presenta en el mercado como unas de las más convenientes y rentables cuando se necesita inmediatez en la obtención de dinero. Como bien dijimos, no es necesario dar explicaciones sobre el uso, pero generalmente se suele acudir a este tipo de préstamos en línea para salir de alguna emergencia médica, pagar cuotas hipotecarias atrasadas o la avería del coche, un viaje, un emprendimiento, entre otras. 

Lo cierto es que solicitar préstamos online tiene sus ventajas, aunque tal como sucede con cualquier otro producto financiero, hay que tomar varios factores en cuenta porque la idea, para que tu economía sea saludable y puedas avanzar, es que no te endeudes y luego no puedas hacer frente al pago puntual del préstamo. 

¿Por qué es buena idea solicitar un crédito online?

Si nos toca jerarquizar las ventajas de solicitar un préstamo online, hay que decir que la primera es la rapidez. Entidades de buena reputación en este sector están en capacidad de ofrecer estos préstamos para que dispongas del dinero en unos 15 minutos. Y es que los medios digitales permiten a estas empresas corroborar rápidamente tus datos y tener la confianza suficiente para otorgar el dinero solicitado.  

No obstante, hay que saber que, generalmente, este tipo de préstamos se aprueban en cantidades módicas. Algunas a partir de 200 o 300 euros hasta 750 y otras pueden llegar a un máximo de 3.000 euros, dependiendo de la reputación crediticia del usuario. 

Pocos requisitos y trámites

Para solicitar este tipo de préstamos solo necesitarás llenar un breve formulario con tus datos personales, presentar tu documento de identidad nacional, ser mayor de edad, número de teléfono, algún correo electrónico y facilitar el documento de titularidad de la cuenta bancaria en donde deseas que sea transferido el importe solicitado. Una vez hayas completado esta base de datos, restarán algunos minutos para que puedas disponer del dinero. 

Tú decides en cuánto tiempo pagas y el importe de la cuota

Otro punto interesante y que por supuesto, se suma a esta lista de ventajas es que tú mismo puedes decidir sobre los plazos y el importe de la cuota que pagarás. Sin embargo, insistimos en que elija un modo de pago que sea realista para ti, con el que puedas cumplir de manera responsable. 

Estas entidades de préstamos suelen ofrecer sus productos a personas que, en otras empresas, no son aceptadas por tener fallos en sus pagos, como por ejemplo, estar en ASNEF. Aunque exista esta posibilidad, entendemos que nadie quiere estar en esta lista de morosos y para ello, es fundamental cumplir con las obligaciones de pago. 

En este sentido, también es importante conocer algunos consejos útiles para que solicites estos préstamos rápidos en línea cuando realmente sea necesario y así, no caer en deudas que luego se convertirán en otro quebradero de cabeza: 

  • Los expertos en finanzas indican que los préstamos de cualquier índole, sean online o bajo cualquier otro régimen de otorgamiento, deben solicitarse cuando es una necesidad imperiosa. Por ejemplo, una emergencia de salud o si necesitas hacerle frente a un pago inesperado que no estaba en tu presupuesto. 
  • Solicitar créditos para ir de viaje o darse un gusto o capricho, no es que sea una mala idea del todo, pero al no ser una necesidad hay que revisar muy bien las capacidades de pago y si esta deuda adquirida podrá ser saldada sin menoscabar el presupuesto ordinario de la familia o personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *