Una inteligencia artificial para advertir la deforestación ilegal

Rainforest Connection (RFCx) es una organización sin fines de lucro que recicla teléfonos móviles viejos para asistir a resguardar la selva tropical de la tala ilegal. ¿De qué forma lo hace? Mediante una inteligencia artificial orientada a la detección de sonidos que puedan resultar peligrosos para el medioambiente en zonas de bosques protegidos en las selvas tropicales. Estas talas ilegales están contribuyendo a la deforestación -ilegal- y a un incremento de las emisiones de carbono.

La deforestación ilegal es una actividad de entrada a la tala de bosques tropicales, una de las primordiales causas del cambio climático. Conforme la Organización de la Naciones Unidas, hasta el noventa por ciento de la tala en las selvas tropicales es ilegal.

Uno de los puntos más interesantes de la inteligencia artificial que usa esta organización sin ánimo de lucro se halla en la automatización y, como es natural, en el impacto social y económico que va a tener, sobre todo teniendo presente las ramificaciones más extensas del cambio climático y las consecuencias en un largo plazo de no detener esta deforestación ilegal que prosigue poniendo en riesgo el débil equilibrio de un planeta que no cesa de solicitar ayuda. Y es que la inmensidad que hace que la selva amazónica sea tan diversa y fértil asimismo hace que sea exageradamente bastante difícil de resguardar.

Si resguardas los árboles, resguardas todo lo demás

Rainforest Connection, que nació en dos mil catorce, empezó por aquel instante empleando teléfonos de segunda mano que marchan con energía solar como estaciones de escucha que podían alertar a las autoridades sobre los sonidos de la tala ilegal. Ahora, la aplicación de aprendizaje automático ha potenciado las capacidades de la red. Los teléfonosactuales son más inteligentes, más modernos y representan una herramienta poderosa y polivalente para ser usada como un detector de sonido inalámbrico.

Originalmente, los móviles solo escuchaban algunos sonidos que señalaban, por servirnos de un ejemplo, la presencia de una sierra eléctrica, mas al introducir la variable de una inteligencia artificial en incesante aprendizaje ha resultado en que se le puede sacar considerablemente más provecho al flujo de audio.

Ahora pueden advertir disparos, voces, especies… detalles considerablemente más sutiles que una sonora sierra eléctrica. Y lo mejor es que la IA mejora con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *