Una hora de ejercicio a la semana es suficiente para prevenir la depresión

Una investigación verifica que una hora de ejercicio por semana basta para que tenga efectos ventajosos para la salud mental

Una investigación efectuada por la Universidad de Nueva Gales del Sur ha descubierto que efectuar ejercicio regularmente puede asistir a prevenir la depresión. La sorpresa es que estos efectos se consiguen con mucho menos tiempo de actividad del que se pensaba. La diferencia más esencial se halla entre no hacer ejercicio alguno y hacerlo, si bien sea poco tiempo.

Para efectuar este estudio los científicos prosiguieron la evolución de prácticamente treinta y cuatro voluntarios a lo largo de once años. El propósito era examinar y cotejar el nivel de ejercicio que efectuaban estas personas con posibles enfermedades mentales como la ansiedad y la depresión.

Los resultados de la investigación verificaron que aquellas personas que no hicieron nada de deporte tenían más posibilidades de desarrollar depresión. Concretamente, los voluntarios que no hacían ejercicio tenían un cuarenta y cuatro por ciento más de posibilidades de sufrir esta enfermedad mental que los que sí hacían deporte cuando menos una o bien 2 horas por semana.

El doce por ciento de los casos de depresión podrían haberse prevenido haciendo ejercicio

Además de esto este efecto se observaba con independencia de la intensidad del ejercicio. Los estudiosos descubrieron que el doce por ciento de los casos de depresión que se habían detectado a lo largo del estudio podrían haberse prevenido si el partícipe hubiese hecho algo de ejercicio.

Los estudiosos piensan que estos resultados pueden ser realmente útiles en el futuro, puesto que el modo de vida de la población es cada vez más sedentario, y las tasas de depresión están incrementando en el mundo entero. Otros estudios sobre la depresión han probado que los baños de agua fría asimismo pueden asistir a progresar los efectos de esta enfermedad.

REFERENCIA

Exercise and the Prevention of Depression: Results of the HUNT Cohort Study

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *