Tu teléfono interfiere con tu dieta

image

ATRIK STOLLARZ/AFP/Getty ImagesGetty Images

Conforme los teléfonos inteligentes se transforman en una parte inherente de nuestra vida, asimismo ocupan un sitio cada vez mayor como una fuente de entretenimiento, singularmente entre los jóvenes. Esto conduce a una minoración de el ejercicio físico. En una investigación reciente presentado en la Asociación de Cardiología de E.U. (ACC), equipo de especialistas dirigidos por Mirary Mantilla-Morrón, examinó a mil sesenta estudiantes entre junio y diciembre de dos mil dieciocho. El conjunto de estudio estaba formado por setecientos mujeres y trescientos sesenta hombres, con una edad media de diecinueve años y veinte años respectivamente. Conforme con los resultados, quienes utilizaban el móvil más de 5 horas cada día aumentaban de forma notable sus posibilidades de acrecentar de peso. Los hombres tenían treinta y seis con uno por ciento más posibilidades de tener sobrepeso y cuarenta y dos con seis por ciento de ser obesos. Las mujeres tenían un sesenta y tres con nueve por ciento más probabilidades de sobrepeso y un cincuenta y siete con cuatro por ciento de ser obesas si se empleaba un teléfono inteligente 5 o bien más horas al día. Esto estaba vinculad tanto a la inactividad física como a que los estudiantes participantes tenían el doble de probabilidades de tomar más bebidas azucaradas, comida veloz, dulces y bocadillos.

.

«Es esencial que la población general sepa y tenga presente que, si bien la tecnología móvil es indudablemente atrayente por sus múltiples propósitos, portabilidad, comodidad, acceso a incontables servicios, información y fuentes de entretenimiento, asimismo debe emplearse para prosperar los hábitos y comportamientos saludables – concluye Mantilla-Morrón –. Pasar demasiado tiempo con al teléfono facilita los comportamientos sedentarios, reduce el tiempo de actividad física, lo que aumenta el peligro de muerte prematura, diabetes, enfermedades cardiacas, diferentes géneros de cáncer, malestar osteoarticular y síntomas musculoesqueléticos. Los resultados de este estudio nos dejan resaltar una de las primordiales causas de la obesidad física, un factor de peligro para la enfermedad cardiovascular. Asimismo hemos determinado que la cantidad de tiempo que una persona está expuesta al empleo de tecnologías, particularmente el empleo prolongado de teléfonos móviles, está asociada con el desarrollo de la obesidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *