tres curiosidades sobre la saña

Animales que transmiten la saña

Si bien la mayoría de los casos de saña en el planeta proceden del contagio de perros enfermos, la saña es un virus que tiene reservorios naturales en muchas especies de mamíferos salvajes.

La saña solo afecta a mamíferos, cualquier mamífero puede contraerla, si bien no todos la pueden trasmitir a los humanos. Por ende, aves, reptiles, anfibios o peces no pueden trasmitirla.

En España, los mayores reservorios de saña son el zorro y el murceguillo. Ciertas especies invasoras, introducidas como mascotas, como el mapache o el tanuki, han reintroducido la saña en países donde ya estaba bajo control. Otros posibles transmisores, si bien de menor relevancia, son la comadreja, el armiño, la nutria, el hurón y demás mustélidos, el oso, el lobo y otros cánidos e inclusive el gato montés. El gato familiar asimismo es susceptible de contraer la saña y contagiarla.

Entre los herbívoros la saña es menos usual, y cuando aparece, no es muy probable que la transmitan, mas no los hace ni inmunes ni completamente inocuos. El peligro existe en todos y cada uno de los mamíferos de granja: vacas, cerdos, ovejas y cabras, aun camellos y caballos, como sus especies silvestres pueden ser infectadas; asimismo los cérvidos.

Por otra parte, las ratas, los ratones y otros roedores, contra la creencia popular, no transmiten la saña al humano si bien estén inficionados. Mas, ojo, eso no quiere decir que no puedan trasmitir otras enfermedades.

Con los animales familiares y de granja, como ocurre con el cánido, la mejor manera de eludir la saña es la vacunación. Especialmente si están en el ambiente natural, y, en consecuencia, son susceptibles de tomar contacto con poblaciones silvestres. Con respecto a los animales en estado salvaje, lo mejor es eludir el contacto, aun con los cadáveres; la saliva del animal puede portar el virus aun tras fallecido.

Y si se padece la mordedura de un animal silvestre, sea como sea, es esencial la atención médica inmediata.

Referencias:

Armbruster, N. et al. dos mil diecinueve. Advances in RNA Vaccines for Preventive Indications: A Case Study of a Vaccine against Rabies. Vaccines, 7(cuatro), ciento treinta y dos. DOI: 10.3390/vaccines7040132

Geison, G. L. mil novecientos setenta y ocho. Pasteur’s Work on Rabies: Reexamining the Ethical Issues. The

Hastings Center Report, 8(dos), veintiseis-treinta y tres. DOI: 10.2307/3560403 Ministerio de Agricultura, Pesca y Nutrición. s. f. Saña.

NCEID et al. dos mil diecinueve, julio quince. Rabies. CDC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *