La tecnología, una aliada para actuar frente a la depresión

La sexta versión del “Termómetro de Salud Mental en Chile ACTHS-UC”, elaborado por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales de la Universidad Católica” asegura que un 10% de los chilenos está inmerso en un tratamiento de carácter psicológico o psiquiátrico.

Este trabajo, publicado a inicios de 2023, también dejó como dato relevante que casi un 40% de los encuestados confirma haber consultado algún profesional de salud mental a lo largo de su vida. Y un 16% lo hizo durante el año previo a la encuesta.

En todos los casos, la proporción de mujeres que acudió a estos tratamientos es mayor que en los hombres. Antonia Errázuriz, académica del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Católica, señala que el estudio es pionero en el país para explorar y analizar la efectividad de los tratamientos en salud mental de la población.

Los chilenos van al psicólogo, pero no en su mayoría

Uno de cada diez chilenos recibe tratamiento psicológico o psiquiátrico, y eso es una buena noticia para naturalizar estas disciplinas. Sin embargo, hay muchos otros ciudadanos que sienten la necesidad de consultar a profesionales pero finalmente no lo hacen.

Las razones principales que le llevan a ello son su preferencia por encarar sus problemas sin ayuda, carecer de recursos económicos para cubrir las consultas, pensar que la situación puede solucionarse sola o considerar que el problema no es tan grave. También aparecen aquí cuestiones como no disponer de cobertura en los panes de salud.

Paulina Calfucoy, gerente de Asuntos Corporativos de la AHCS, explica que todavía hoy existe cierta resistencia al tratamiento psicológico o psiquiátrico. Para combatir esta idea es importante normalizar las consultas de salud mental.

Consultas y tratamientos efectivos

El estudio de AHCS y la UC incide en la efectividad de los tratamientos para facilitar el acceso a estas disciplinas. Así, las personas que recibieron tratamiento en los últimos doce meses fueron cuestionadas por su nivel de satisfacción y por el estado emocional tras pasar por la consulta psicológica o psiquiátrica. El 75% de las mismas considera que los resultados fueron positivos y se sienten muy, bastante o completamente satisfechas.

Prácticamente no se reportaron empeoramientos con el tratamiento, aunque sí hay que apuntar que un 26% de las personas atendidas manifestó no registrar cambios o no estar seguros como para contestar a estas cuestiones.

Tratamientos online, una práctica cada vez más extendida en psicología

En este despertar de la psicología juega un papel muy importante la posibilidad de recibir tratamientos en remoto, a través de internet. La fórmula se volvió muy popular durante la crisis de coronavirus debido a las restricciones impuestas a la movilidad.

Las sesiones terapéuticas online permiten, además, que tanto el terapeuta como el paciente ocupen un espacio de confort, lo que da lugar a sesiones mucho más productivas. Por otra parte, desde el punto de vista del paciente esta práctica garantiza el anonimato y la intimidad. Una buena muestra de ello es psicologoeduardoschilling.cl, un centro especializado en estos tratamientos que cuenta con profesiones que realizan su trabajo desde distintas partes del mundo.

Dos aspectos extra interesante de la terapia online es que a menudo son sesiones más económicas, y no tanto por el propio tratamiento, sino por el ahorro en tiempo y dinero que supone no acudir a la cínica. A esto hay que sumar la posibilidad de seguir con el mismo psicólogo si se cambia de residencia.

Las aplicaciones móviles frente a la ansiedad y la depresión

La tecnología como aliada de la salud mental tiene en los tratamientos online una gran herramienta de ayuda. Pero no es la única, ya que existen numerosas aplicaciones móviles que sirven como complemento útil a las sesiones de terapia.

Hay ejemplos en los que chatbots de Inteligencia Artificial ofrecen apoyo a los usuarios a través de estrategias de terapia cognitivo-conductual. En otros casos, estas apps aportan técnicas de relajación y manejo del estrés y la ansiedad para hacer frente a las emociones negativas.Y finalmente también hay pequeños software que funcionan a modo de directorio de terapeutas. Su acceso permite descubrir qué especialistas son los más adecuados para tratar alguna patología. En ellas los terapeutas incluyen su experiencia, su formación y su disponibilidad para atender a clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *