Servicios ecosistémicos de los parques y jardines urbanos

Ciertos estudios aconsejan que, en zonas de calor extremo —que en un escenario de cambio global, cada vez van a ser más abundantes—, se diseñen los espacios abiertos con menos de un cincuenta  por ciento de área pavimentada, y con por lo menos un treinta  por ciento cubierto por la flora, si bien sea de altura, como árboles, que dejan tener más espacio abajo. Ante acontecimientos de olas de calor extremas, si se sale a la calle, la opción de ir a un parque siempre y en todo momento va a ser mejor que la de quedarse en una zona sin flora.

Reduciendo el agobio

Respirar un aire más puro que el que se halla entre las construcciones y gozar de una zona con los ruidos mitigados y temperaturas más aceptables asisten a relajarse a la población. Los estudios muestran una relación positiva entre la presencia y el uso de parques y jardines urbanos y el estado de salud y de ánimo percibido por la población. Esta capacidad de los elementos naturales para marchar como «áreas tranquilizantes» resulta particularmente ventajosa en las zonas urbanas donde el agobio es un aspecto demasiado común de la vida diaria.

Otros estudios relacionan la presencia de parques y jardines con una mayor integración y cohesión social, merced al efecto que tienen como elemento de socialización; gente paseando a sus perros que hablan entre ellos, jóvenes que se reúnen a la sombra de un enorme árbol, o ancianos y pequeños sentados en un banco, a la sombra de los álamos, observando a los patos nadar en el estanque, son escenas más que frecuentes en los parques urbanos.

Los parques y jardines, en este sentido, actúan como promotores de vínculos sociales, asisten a las personas a relajarse e, aun, dismuyen los niveles de incivismo, agresiones y violencia.

Los parques y jardines, de forma general, satisfacen muchas necesidades tanto sociales como sicológicas. La presencia de parques y jardines en las urbes, y la posibilidad de acceso para la población urbana da grandes ventajas que amortiguan, si bien sea ligerísimamente, los graves y múltiples efectos perjudiciales de vivir en la enorme urbe.

Referencia:

Chang, C.-R. et al. dos mil catorce. Effects of urban parks on the local urban thermal environment. Urban Forestry & Urban Greening, 13(cuatro), seiscientos setenta y dos-seiscientos ochenta y uno. DOI: 10.1016/j.ufug.2014.08.001

Chiesura, A. dos mil cuatro. The role of urban parks for the sustainable city. Landscape and Urban Planning, 68(1), ciento veintinueve-ciento treinta y ocho. DOI: 10.1016/j.landurbplan.2003.08.003

Kuo, F. E. et al. dos mil uno. Environment and Crime in the Inner City: Does Vegetation Reduce Crime? Environment and Behavior, 33(tres), trescientos cuarenta y tres-trescientos sesenta y siete. DOI: 10.1177/0013916501333002

Tashakor, S. et al. dos mil veintiuno. Temporal variability of noise pollution attenuation by vegetation in urban parks. Environmental Science and Pollution Research, 28(dieciocho), veintitres mil ciento cuarenta y tres-veintitres mil ciento cincuenta y uno. DOI: 10.1007/s11356-veintiuno-doce mil trescientos cincuenta y cinco-cinco

Xing, Y. et al. dos mil diecinueve. Role of vegetation in deposition and dispersion of air pollution in urban parks. Atmospheric Environment, doscientos uno, setenta y tres-ochenta y tres. DOI: 10.1016/j.atmosenv.2018.12.027

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *