Sánchez anuncia un impuesto inusual a las energéticas y a la banca para colectar siete mil millones y frenar la inflación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el Gobierno va a poner en marcha un impuesto inusual a lo largo de dos mil veintitres y dos mil veinticuatro sobre los beneficios expepcionales de las grandes empresas energéticas y otro a la banca con los que espera colectar un total de siete mil millones de euros.

Sánchez ha anunciado estas y otras medidas para combatir la inflación, que es “el gran reto que tiene hoy España”, a lo largo del discute sobre el estado de la nación, en el que se ha comprometido a «dejarse la piel» e «ir a por todas y cada una para resguardar a la clase media y trabajadora» de España.

«Se habla frecuentemente de beneficios caídos del cielo. No hay semejantes, los sobrebeneficios no caen del cielo, salen del bolsillo de los usuarios que pagan los recibos», ha sentenciado el jefe del Ejecutivo, quien ha dejado claro que «este Gobierno no va a dejar que el sufrimiento de muchos sea el beneficio de unos pocos».

Específicamente, Sánchez ha explicado que el impuesto a las energéticas dejará colectar dos mil millones al año (un total de cuatro mil) por las ventajas expepcionales de «los conjuntos dominantes en el ámbito eléctrico, gasista y petrolero». Y el impuesto a las grandes entidades de finanzas, «que ya se están comenzando a favorecer de las subidas de los modelos de interés», dejará colectar «en torno a mil quinientos millones de euros al año» (un total de tres mil millones).

El presidente del Gobierno ha dicho que es «plenamente siendo consciente de las contrariedades rutinarias de la mayor parte de la gente» en España, los «grandes sacrificios personales y económicos» que hace la ciudadanía a causa de la pandemia y de la crisis por la guerra de Ucrania: «Comprendo su sofocación, la frustración y el enfado de todos, por el hecho de que es el mío, y me hago cargo del estado anímico de la gente».

Así, ha enumerado una serie de medidas que, además del impuesto a las energéticas y a la banca, incluirá la gratuidad de todos y cada uno de los billetes multiviajes de Renfe desde el 1 de septiembre hasta el treinta y uno de diciembre del año en curso, entre otros muchos. Asimismo, una beca complementaria de cien euros mensuales para todos y cada uno de los estudiantes mayores de dieciseis años que ya gozan de una beca.

Sánchez ha señalado que la previsión es que el año acabe con una inflación media del seis con cinco por ciento , mas ha reconocido que no se puede “descartar nada” por el hecho de que “el coste a abonar contra el autoritarismo” del presidente ruso, Vladímir Putin, es “la inseguridad económica para los ciudadanos y la inflación”. Así, no descarta que, si Putin decide recortar el gas a Europa como «otra arma de guerra», «impactaría de lleno a toda la zona euro». “Nadie puede pronosticar de forma segura el futuro mas no debemos limitarnos a esperarlo”, ha incidido. En este sentido, ha dicho que España está «mejor preparada» frente a la inseguridad.

Durante su alegato, el jefe del Ejecutivo ha ido intercalando duras críticas contra el PP, partido al que no ha mentado de manera directa y cuyo líder, Alberto Núñez Feijóo, ha estado presente en el discute, mas no participará por no ser miembro del Congreso de los Diputados (en su sitio interviene la portavoz ‘popular’, Cuca Gamarra).

Advierte contra las «soluciones engañosas» que plantean otros partidos

Sánchez ha analizado las causas de la elevada inflación, que ha alcanzado el diez con dos por ciento en el primer mes del verano, y ha vuelto a responsabilizar a la pandemia y a los efectos económicos de la guerra en Ucrania de exactamente la misma. La inflación, ha incidido, «no es un mal endémico de España» sino afecta a las primordiales economías desarrolladas.

Mas ha advertido a la ciudadanía contra el “diagnóstico del curandero”, en referencia a los partidos que culpan al Gobierno de los elevados costos (como el PP o Vox). Ha dejado claro que «el Gobierno está presto a aceptar toda la responsabilidad», mas ha rechazado aplicar “soluciones engañosas” o “injustas” como una bajada masiva de impuestos (que plantea el PP).

Pues, aunque ha dicho que no va a «disimular los riesgos» que existen ni «adornar la situación», tampoco será entregado a «un catastrofismo sin base» que proponen los primordiales partidos de la oposición: “Invito a sospechar de quienes ofrecen falsos antídotos a enfermedades reales”.

Marca distancias con la administración del PP: «Fomentaron desigualdad»

Sánchez ha asegurado que su Ejecutivo «no va a hacer como hicieron los gobiernos conservadores en precedentes crisis», en una clara referencia al PP: «Ser enclenque con los fuertes y fuerte con los débiles». Pues, «en medio de las peores turbulencias» que existen, la «clara» prioridad del Ejecutivo va a ser regir guiándose por «el interés general» y «para la mayor parte social». Así, ha prometido que, si es «preciso elegir», el Gobierno va a estar «del lado de quienes más precisan el socorro de los poderes públicos», si bien hacerlo «incomode» a los «más poderosos». Sánchez ha señalado que esta premisa ha quedado acreditada con la puesta en marcha del ingreso mínimo vital o los ERTE anteriormente.

En este sentido, ha animado a la ciudadanía a «preguntarse qué sucedería» si rigieran el país quienes «en otras crisis como la financiera, jamás apostaron por los ERTES y sí por el despido libre», o «debilitaron el Estado del Bienestar abriendo las puertas a la privatización», quienes «fomentaron la desigualdad y cargaron todos y cada uno de los sacrificios sobre los más enclenques y los más indefensos». Gobiernos, ha proseguido, que «consintieron extremos inusuales de corrupción y de inmoralidad» y «comportamientos ilegales entre los máximos responsables políticos de las fuerzas armadas y de seguridad»: «No son historias del pasado, son enseñanzas del pasado reciente que ilustran las disyuntivas del presente».

Por otro lado, Sánchez se ha comprometido a proteger “la democracia y las conquistas civiles y sociales” como la ley Trans, la nueva ley del Aborto y la de Memoria Democrática. Y es que España, ha dicho, no es “inmune” a la amenaza de regresión, como ha ocurrido, ha señalado, en E.U. con el derecho al aborto. En este sentido, ha recordado que muchas de esas conquistas están recurridas frente al Tribunal Constitucional “por quienes siempre y en todo momento han votado en contra” de los avances (en una referencia velada al PP). “¿Por qué no retiran sus recursos?”, se ha preguntado.

Tiende la mano a la “derecha democrática” para combatir la crisis

Mas asimismo ha preguntado “por qué” el PP “bloquea la renovación” del Tribunal Constitucional o del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Y es que este lunes, la asamblea entre el Ejecutivo y los ‘populares’ sobre esta cuestión fracasó tras el rechazo del Gobierno a admitir las condiciones del PP. “¿A qué intereses obedecen?”, se ha preguntado, y se ha respondido: “No admiten el resolución de las urnas y tratan de anular conquistas sin que los ciudadanos lo hayan decidido con su voto”.

Aún así, el jefe del Ejecutivo ha tendido su mano a la “derecha democrática” para lograr pactos “acerca de la contestación colectiva” a los efectos de la guerra y superar la inflación, como «superar lo antes posible la anomalía que sostiene en una situación irregular a nuestras primordiales instituciones constitucionales», en referencia una vez más a organismos como el CGPJ. Mas ha puesto una condición para estudiar e integrar sus propuestas: «Que sean realistas y factibles».

Ha asegurado que, a lo largo de la pandemia y ahora con la guerra el Gobierno “ha trabajado por conseguir la mayor unidad posible”, y ha recordado que, hace múltiples meses, planteó a la oposición lograr “11 acuerdos básicos para el adecuado funcionamiento de nuestra democracia”, entre los que está la reforma del artículo cuarenta y nueve de la Constitución, pactar una Política de Seguridad y Defensa común, “no charlar mal de España fuera”, acordar una Política Energética Verde o aprobar de manera conjunta medidas para mitigar la crisis: “Aún no he recibido respuesta”.

Finalmente, Sánchez ha trasladado a los ciudadanos «la convicción» de que el país superará esta crisis «igual que otras mucho peores». «Ni este Gobierno ni Gobierno alguno sobre la Tierra puede conseguir que se reduzca de un plumazo esta elevada inflación. Absolutamente nadie puede por sí solo», ha advertido. Mas ha asegurado que el Gobierno va a hacer «todo y más» para contenerla, para «paliar sus efectos sobre los más vulnerables» y a fin de que siga la ruta de desarrollo y de creación de empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *