San Kilda, uno de los lugares más bonitos de Escocia

Apodado como «las islas en el fin del planeta», este archipiélago fue conocido por ser descuidado por la población nativa formada por menos de cien personas en mil novecientos treinta, continuando de esta forma hasta mil novecientos cincuenta y siete cuando se estableció una pequeña base militar. En la actualidad, la base militar es el hogar de los únicos residentes permanentes de la isla, con lo que, en general, está despoblada. Es una alucinante ventana al pasado. Asimismo cobija una pluralidad extraña y extensa de especies de aves, animales y plantas.

El sitio más recóndito de Escocia es parte del Patrimonio cultural y natural de la humanidad. Hirta es la isla de mayor tamaño y la única que los turistas pueden visitar.

Otros rincones espectaculares de nuestro planeta son: la isla de Arran, los Trossachs, la playa de Balnakeil, el parque nacional Cairngorms, el lago Ness, la Reserva Natural Grey Mare’s Tail, Dornoch Firth, la isla de Skye, la montaña Ben Nevis o bien los bosques de Faskally.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *