Razones por las que algunos hombres presentan vello en las orejas

El curioso fenómeno del vello auricular

El vello en las orejas es un fenómeno intrigante que ocurre principalmente en hombres adultos y se intensifica con la edad. A medida que pasan los años, empiezan a aparecer vellos largos y gruesos en las orejas, vellos que antes no estaban allí o eran mucho más sutiles. A este fenómeno se le conoce como hipertricosis auricular.

La explicación fisiológica

Desde el punto de vista fisiológico, la hipertricosis auricular tiene una explicación sencilla. La piel del pabellón auditivo contiene folículos pilosos, los cuales son los responsables de la formación del pelo. Estos folículos están presentes en todas las personas, sin importar su sexo. Sin embargo, al igual que sucede con la barba, estos folículos son sensibles a la testosterona. Cuando llegamos a la adolescencia, las personas con niveles más altos de esta hormona sexual tienden a desarrollar un vello más fuerte y resistente. El vello que se forma en las orejas se denomina vello auricular.

Si la testosterona fuera la única causa, las personas con una barba más densa deberían tener también un vello auricular más largo y resistente. Sin embargo, esto no se observa en la realidad. De hecho, hay poblaciones con barba poco desarrollada que presentan una abundancia de vello auricular, como ocurre en ciertos grupos de hombres en India. Por lo tanto, aunque la testosterona juega un papel importante, no es el único factor en el desarrollo del vello auricular y la hipertricosis auricular.

Se ha observado que existe una relación directa entre la hipertricosis auricular y la genética. Los padres con esta condición tienden a tener hijos que también la presentan. Esto ha llevado a la hipótesis de que se trata de un rasgo con cierto determinismo genético y con herencia ligada al sexo, específicamente al brazo corto del cromosoma Y. En este caso, el factor genético haría que los folículos pilosos sean más sensibles a la testosterona, la cual aumenta con la edad y es responsable del desarrollo del vello auricular.

Una genética más compleja

El fenotipo humano asociado a la hipertricosis auricular ha sido considerado tradicionalmente como el único rasgo hereditario no sexual vinculado exclusivamente al cromosoma Y. Sin embargo, esta hipótesis no se había puesto a prueba hasta que el investigador Andrew C. Lee y su equipo de la Universidad de Stanford realizaron un estudio para verificarla. Los resultados fueron sorprendentes.

Analizando un grupo de hombres con hipertricosis auricular, descubrieron que pertenecían a diferentes haplogrupos del cromosoma Y, lo cual implica la existencia de múltiples mutaciones independientes dentro de una sola población, algo extraordinariamente improbable. Además, no encontraron diferencias en el espectro genético de estos hombres en comparación con un grupo de control sin hipertricosis auricular. Por lo tanto, llegaron a la conclusión de que esta condición no está exclusivamente vinculada al cromosoma Y.

Una herencia desconocida

Existen varias hipótesis sobre la herencia de la hipertricosis auricular. Una de ellas plantea que se hereda de forma autosómica, es decir, que está presente en alguno de los 22 pares de cromosomas no sexuales, y su asociación con el sexo sería solo una cuestión hormonal. Sin embargo, las pruebas no respaldan esta hipótesis, ya que los hijos de mujeres cuyos padres tienen hipertricosis no heredan la condición según las leyes de Mendel.

Otra hipótesis sugiere que la hipertricosis auricular es el resultado de una epistasia, que es la interacción entre la expresión de un gen hipostático y otro epistático que puede estar en un lugar completamente diferente del genoma y con el que no tiene relación alélica. En otras palabras, un gen regula la expresión de otro. Según esta hipótesis, podría haber un gen autosómico epistático que regula la expresión del gen hipostático presente en el brazo corto del cromosoma Y. De esta manera, diferentes personas con el mismo haplotipo del cromosoma Y pueden desarrollar o no hipertricosis auricular dependiendo de la expresión del gen epistático. Sin embargo, esta sigue siendo una hipótesis y todavía se necesita más investigación para conocer el componente genético exacto de la hipertricosis auricular.

En resumen, el vello en las orejas es un fenómeno curioso que resulta de una compleja interacción entre factores hormonales y genéticos. Aunque se ha avanzado en la comprensión de esta condición, todavía queda mucho por descubrir para responder a todas las preguntas que plantea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *