Prueban que dormir adelgaza (sin mudar de dieta)

Dormir uno con dos horas más, a lo largo de 3 años, supone perder doce kg, sin mudar de dieta ni acrecentar el ejercicio

La base del estudio que han llevado a cabo en la Universidad de la ciudad de Chicago es que, cuando dormimos poco, comemos más. La doctora Esra Tasali, del centro del sueño de la Universidad de la ciudad de Chicago, diseñó una investigación para revisar si, al contrario, progresar la calidad y la duración del sueño, hace que consumamos menos calorías y, consecuentemente, adelgacemos.

La verdad es que los resultados del estudio son sorprendentes. Ciertos participantes consumieron quinientos calorías menos al día siguiente de progresar su sueño. Solo un par de semanas tras comenzar el ensayo, y alterar los patrones de sueño, los voluntarios comenzaron a adelgazar.

Los voluntarios han sido ochenta adultos de veintiuno a cuarenta años con un índice de masa anatómico entre veinticinco y veintinueve con nueve, lo que quiere decir que tenían sobrepeso.

El estudio no solicitó a los voluntarios que limitaran sus dietas o cambiaran sus rutinas de ejercicio. Todos durmieron en sus camas y emplearon dispositivos portátiles para rastrear la duración de su sueño.

Las personas que generalmente dormían menos de seis con cinco horas por noche suprimían un promedio de doscientos setenta calorías de su ingesta diaria cuando dormían uno con dos horas auxiliares.

Sostenida a lo largo de 3 años, la reducción de calorías podría llevar a las personas a perder en torno a doce kg  sin mudar su dieta a lo largo del día, creen los científicos. Ciertos participantes en el estudio consumieron quinientos calorías menos al día siguiente de progresar su sueño.

El estudio no fue desarrollado para observar el perder peso, mas los estudiosos apreciaron la reducción de calorías en las un par de semanas siguientes a que los pacientes cambiaran sus patrones de sueño.

“Muchas personas trabajan duramente para hallar formas de reducir su ingesta calorífica para perder peso; bueno, con solo dormir más, posiblemente pueda reducirlo sustancialmente”

«Si los hábitos de sueño saludables se sostienen a lo largo de más tiempo, esto conduciría a una pérdida de peso clínicamente esencial con el tiempo», afirmó la Dra. Esra Tasali, del centro del sueño de la Universidad de la ciudad de Chicago. “Muchas personas trabajan duramente para hallar formas de reducir su ingesta calorífica para perder peso; bueno, con solo dormir más, posiblemente pueda reducirlo sustancialmente”.

Estudios precedentes han probado que dormir poquísimo puede hacer que las personas aumenten de peso al acrecentar su ingesta de comestibles. El último ensayo, publicado en Jama Internal Medicine, sugiere que los efectos pueden revertirse ayudando a las personas a dormir por más tiempo.

“La mayoría de los otros estudios sobre este tema en los laboratorios son de corta duración, de un par de días, y la ingesta de comestibles se mide por la cantidad que consumen los participantes de una dieta ofrecida”, afirmó Tasali. “En nuestro estudio, solo manipulamos el sueño e hicimos que los participantes comiesen lo que quisiesen, sin registro de comestibles ni solamente para rastrear su alimentación por sí mismos”.

Bastó una sesión a fin de que durmiesen mejor

La mitad de los participantes fueron asignados al azar para percibir asesoramiento adaptado sobre higiene del sueño.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes del estudio es que una sola sesión de asesoramiento sobre el sueño podría mudar los hábitos de las personas en el momento de acostarse lo bastante para progresar la cantidad de horas de sueño. “Simplemente adiestramos a cada individuo sobre una buena higiene del sueño y discutimos sus ambientes personales de sueño, brindando consejos adaptados sobre los cambios que podrían hacer para progresar la duración del sueño”, afirmó Tasali.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *