Por qué razón no deberías dejar el cargador conectado cuando no cargas nada

Si bien el termo eléctrico, el lavaplatos, la plancha o bien la lavadora son los que más consumen en nuestro hogar, podría parecer que dejar el cargador del móvil conectado veinticuatro horas, siete días por semana, no supone ningún gasto energético o bien económico notable. Mas debemos ir más allí.

Existen muchas cosas rutinarias que frecuentemente dejamos conectadas que podrían estar absorbiendo energía de la que ni tan siquiera nos damos cuenta, una de ellas es el cargador de móvil.

Uno de los mayores culpables del desperdicio energético se relaciona con lo que se llama ‘energía vampírica’, donde los aparatos eléctricos prosiguen conectados a la pared o bien al enchufe en cuestión todo el tiempo, mas no están en empleo. Los cargadores de móviles son los mayores infractores en este delito y pueden costarnos nuestro dinero en el trascurso de una vida. No es una cantidad abominable si miramos en un largo plazo y si pensamos en los millones de cargadores que están desaprovechando energía en todos y cada uno de los hogares del planeta.

Otros dispositivos culpables de agotar nuestro efectivo, cuando están fuera de empleo, incluyen portátiles, tabletas y lámparas de mesa por la noche. Y es que, ciertos dispositivos, como el adaptador de CA de nuestro teléfono inteligente, prosiguen proveyendo energía aun cuando la batería esté totalmente cargada o bien no haya nada conectado.

Como un ejemplo, el consumo de un cargador conectado sin cargar por año es de: uno con ciento sesenta y ocho kWh. Y el gasto de un cargador conectado sin cargar por año es de : 0,14 euros.

Aunque este género de consumo es muy majo, los dispositivos que nos dejamos puestos, aun sin darnos cuenta, representan, generalmente, un gasto que por lo menos debemos tener en consideración y supervisar. Pues, como hemos meditado un tanto más arriba, si sumáramos que todas y cada una de las personas que usan móviles dejan el cargador conectado sin cargar todo el día a lo largo de todos y cada uno de los días del año, hablamos de un dispendio energético muy considerable; aun podríamos charlar de que esa energía podría valer para satisfacer las necesidades energéticas de un país entero.

Los nuevos televisores, portátiles, y otro género de dispositivos absorben energía cuando no están en empleo, con lo que, si bien posiblemente un cargador de teléfono no absorba mucha energía por sí mismo como hemos visto, cuando se combina con otros dispositivos electrónicos y todos los otros teléfonos de tu casa, podría acrecentar una factura eléctrica notable (y no hace falta decir el desperdicio de electricidad para nada).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *