Por qué razón la distancia social puede generar «atascos de peatones»

Un equipo de estudiosos descubre que la regla de los 2 metros de distancia no es muy eficaz para regresar a la normalidad en los desplazamientos a pie

Hoy, las mascarillas y el distanciamiento social prosiguen siendo unas medidas eficaces contra la propagación del COVID-diecinueve. No obstante, el movimiento entre los viandantes es activo y si bien dejemos 2 metros de distancia, hay que tener en consideración otros factores en ciertos espacios.

Un equipo de estudiosos de la Universidad Carnegie Mellon, en E.U., ha analizado las prácticas de distanciamiento social mediante simulaciones de flujo basadas en partículas. El estudio ha sido publicado en la gaceta Physics of Fluids esta semana y examina la distancia social entre partículas que repelen a otras. Estas partículas representan a los viandantes en lugares públicos.

Simulación que muestra la distancia social entre los viandantes. Fuente: Gerald J. Wang

Los estudiosos han establecido una relación entre el distanciamiento social y la activa del flujo peatonal en los corredores. Ahora sabemos que la adhesión a los protocolos de distanciamiento social afectan de manera negativa al movimiento bidireccional de los viandantes en un espacio compartido y estrecho como este.

De esta forma se forma un atasco de viandantes

El creador del estudio, Gerald J. Wang, afirma que «incluso con niveles modestos de densidad de viandantes, dejar uno con ochenta metros de distancia social puede provocar ‘atascos’ de viandantes a gran escala que tardan mucho en solucionarse».

Wang añade que «esto es bastante evidente para todos y cada uno de los que hemos participado en ese ‘incómodo baile de la distancia social’ en el corredor de una tienda de comibles a lo largo de los últimos dieciocho meses. Mas tiene esenciales implicaciones para la manera en la que establecemos los umbrales de ocupación conforme los lugares de trabajo y de ocio vuelven a las densidades precedentes a la pandemia».

Además de esto, los autores señalan que los flujos peatonales espesos y las recomendaciones de distanciamiento social son una receta para provocar una enorme frustración. Los mensajes que recibimos desde la salud pública deben proseguir un comportamiento realista y asequible. La adhesión rigurosa al distanciamiento social de 2 metros no es una recomendación muy práctica en los flujos peatonales de los espacios grandes, en opinión de los especialistas.

El coautor de la investigación, Kelby B. Kramer, agrega que «la simulación de flujos basada en partículas, impulsada por la informática de alto desempeño, tiene un enorme potencial. Puede explorar de manera rápida una extensa gama de inconvenientes de flujo peatonal, tanto a lo largo de la pandemia como después».

Si bien conceptualmente son simples de digerir, los resultados muestran ciertos inconvenientes. Por poner un ejemplo, en el momento de que los políticos puedan acotar recomendaciones públicas únicas para algo tan complicado como una activa de flujo peatonal llena de matices, y tropezones.

REFERENCIA

Social distancing slows down steady dynamics in pedestrian flows

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *