¿Piensas que te cuidas? Seguro que fallas en alguno de estos cuatro puntos sobre nutrición

Healthy food vs. junk food

Matthew DicksteinGetty Images

Cuando charlamos de salud y sobre todo de perder peso, hay una tremenda cantidad de malos consejos que sencillamente están equivocados, han quedado obsoletos o bien han sido a nivel científico refutados.

Proseguir aferrados a estos mitos daña nuestra salud y hace que no perdamos peso o bien aun que engordemos.

Mito 1: Todas y cada una de las calorías son iguales

Una caloría es una caloría, ¿cierto?? Puesto que no. La idea que tenemos es que mientras que quememos más calorías de las que consumimos, vamos a perder peso. La industria de el perder peso ayuda a perpetuar esta patraña.

Meditar que perder peso debe ver únicamente con el cómputo de energía o bien las calorías en calorías, es facilitar demasiado. Nuestros cuerpos son considerablemente más complejos que un simple inconveniente de matemáticas. Cuando comemos, nuestra comida interacciona con nuestra biología, un complejo sistema de adaptación que convierte de forma instantánea cada mordisco. El alimento es más que calorías y sabores.

En verdad, cada mordisco que comemos afecta nuestras hormonas, la química cerebral y el metabolismo. Calorías de azúcar ocasionan el almacenaje de grasa y picos de apetito. Calorías de proteínas y grasas fomentan la quema de grasa.

A woman falling amongst sweet junk food

Malte MuellerGetty Images

Lo que cuenta más es la calidad, no la cantidad, de esas calorías. Las calorías de mayor calidad proceden de comestibles no procesados. Estos comestibles son, por servirnos de un ejemplo, proteínas de calidad como la carne de res y el pescado; grasas saludables como el aguacate y hidratos de carbono buenos como legumbres, verduras y frutas.

Mito 2: Nuestra genética define nuestra salud

Este mito afirma que si nuestro padre es gordito y nuestro abuelo asimismo, asimismo engordaremos. La genética en esencial y juega un papel clave en muchas enfermedades, mas podemos, con nuestra dieta, prosperar nuestras condiciones.

Cada vez existen más gente obesa, mas no es cuestión de genética, lo que ha alterado drásticamente es nuestra nutrición. Pasamos de consumir más o menos cuatro kilogramos de azúcar por persona al año en mil ochocientos a prácticamente setenta en la actualidad.

Mito 3: Con deporte, podemos superar una mala dieta

Vas a poder estar delgado, mas no vas a estar sano y te va a costar mucho sostenerte. Podemos mudar nuestra dieta y perder peso, mas si hacemos ejercicio y sostenemos nuestra dieta igual, podemos ganar algo de músculo, progresar la resistencia y ser más saludables generalmente, mas no vamos a perder muchas libras.

Dumbell vs Junk Food

Shana NovakGetty Images

El ejercicio es exageradamente esencial, mas para perder peso y sostenernos, debemos hacer ejercicio y debe ir aparejado con una dieta saludable que incluya muchos comestibles vegetales, grasas saludables y proteínas.

Mito 4: la grasa siempre y en toda circunstancia engorda

Comer grasa es esencial para la salud y el perder peso. En pocas palabras: comer grasa nos adelgaza. Mas no os aconsejamos unas patatas fritas ni unos torreznos, no.

Los estudios que equipararon una dieta rica en grasas y también idéntica a una dieta alta en azúcar tuvieron efectos completamente diferentes sobre el metabolismo. La dieta alta en grasas ocasionó que las personas quemasen trescientos calorías auxiliares al día. Es el equivalente a correr una hora mas sin hacer ningún ejercicio.

En estudios de animales que consumen dietas con calorías idénticas, así sea con bajo contenido de grasa (alto contenido de azúcar) o bien con mayor contenido de grasas y proteínas, los regímenes con alto contenido de azúcar conducen a una mayor deposición de grasa y pérdida muscular, al tiempo que los regímenes con mayor contenido de grasa y proteínas llevan a una mayor masa muscular y pérdida de grasa.

Las grasas buenas como el aceite de oliva virgen extra, la manteca de coco, el aguacate, las nueces, las semillas y las mantequillas de nueces nos sostienen llenos y nos distancian de la nevera por más rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *