Perder la barriga puede sanar la diabetes tipo dos

Una investigación publicado en muestra de qué manera el exceso de grasa presente en el hígado es el origen de la diabetes tipo dos, y que al perderla la enfermedad remite

Se calcula que alrededor del nueve con tres por ciento de la población mundial padece diabetes. La diabetes es una enfermedad crónica que se identifica por unos niveles elevados de glucosa en sangre.

Cuando comemos, la glucosa que ingerimos ha de ser guardada y consumida por las células con corrección. La insulina, una hormona producida por el páncreas, es la responsable de supervisar este proceso. Si no se genera suficiente insulina o bien esta no actúa con eficacia, aumentan los niveles de glucosa en sangre, aparece la hiperglucemia y los síntomas asociados a la diabetes.

Existen 2 géneros de diabetes, la diabetes de tipo 1 y la diabetes de tipo dos. La diabetes de tipo 1 es una enfermedad autoinmune que tiene un origen genético. En cambio, la diabetes de tipo dos se desarrolla, con frecuencia está asociada a la obesidad y aparece cuando el cuerpo desarrolla resistencia a la acción de la insulina.

De qué forma revertir la diabetes tipo dos

Una investigación publicado últimamente en Cell Metabolism ha mostrado de qué forma el exceso de grasa presente en el hígado puede ser el origen de la diabetes tipo dos.

Cuando aumentamos de peso nuestro cuerpo guarda grasa bajo nuestra piel, mas si este proceso prosigue, el cuerpo asimismo lo va a hacer en otras zonas, por servirnos de un ejemplo cerca de los órganos, lo que se llama grasa visceral. Al amontonar grasa cerca del hígado, esta puede llegar al páncreas, lo que desencadenaría la diabetes tipo dos.

Por esta razón, los estudiosos sugieren que hacer ejercicio y proseguir una dieta baja en calorías para reducir la grasa presente en el cuerpo podría llegar a revertir esta nosología.

A lo largo del estudio los estudiosos examinaron un conjunto de personas que habían sido diagnosticadas de diabetes tipo dos. Estas consiguieron revertir los efectos de la enfermedad tras someterse a una dieta y perder peso. La mayor parte de estos voluntarios siguieron sin ser diabéticos el resto del tiempo que duró el estudio. No obstante, un pequeño conjunto abandonó la dieta, ganó peso y acabó volviendo a padecer diabetes tipo dos. Esto probaría la relevancia de un diagnóstico temprano y la relevancia de un adecuado modo de vida para poder tratar esta enfermedad.

REFERENCIA

Measurement of intraorgan fat and hepatic output of triglycerides in human type dos diabetes by magnetic resonance and intralipid infusion techniques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *