¿Marchan las vacunas con los pequeños?

Hasta el instante, no hay ninguna vacuna para los pequeños menores de 12 años, algo que está a puntito de mudar, conforme explica la gaceta científica Nature

La demanda de las vacunas contra el SARS-CoV-dos, pese a unos pocos incrédulos, no hace más que acrecentar, y y esto incluye a los millones de progenitores que claman por resguardar a sus hijos de la enfermedad. Exactamente la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, en Baltimore, EE UU, ha empezado con un esayo clínico para probar la vacuna de Pfizer-BioNTech en pequeños menores de doce años a fines de marzo. Moderna empezó una investigación afín de su vacuna el mes pasado.

La gaceta Nature ha publicado una detallada contestación a las dudas más frecuentes sobre de qué forma los ensayos tendrán presente las diferencias en los sistemas inmunitarios de los pequeños y su susceptibilidad a la COVID-diecinueve en comparación con los de los adultos, como las cautelas de seguridad añadidas que rodean la investigación médica en pequeños.

¿Es preciso vacunar a los pequeños?

Conforme Nature, los pequeños raras veces desarrollan formas graves de COVID-diecinueve, y las muertes por la enfermedad son todavía más extrañas. Mas en extrañas ocasiones, que se estiman en un caso de cada mil, los pequeños que han sufrido una infección leve pueden desarrollar después una enfermedad en ocasiones mortal llamada síndrome inflamatorio multisistémico en pequeños (SMI).

Pese a las informaciones precedentes, los pequeños, sobre todo los más pequeños, seguramente no sean superdifusores del SARS-CoV-dos, si bien sí lo son de virus como la gripe. No obstante, con los mayores inmunizados, los pequeños y adolescentes podrían comenzar a representar una mayor una parte de la propagación.ç

¿De qué manera van a funcionar los ensayos en pequeños?

Los ensayos de la vacuna en pequeños menores de doce años van a ser una reiteración de los primeros ensayos en adultos. Se comenzará por los mayores, y se acabará incluyendo a pequeños de tan solo 6 meses, que van a recibir una serie de dosis para hallar una que desencadene una fuerte contestación inmunitaria sin demasiados efectos secundarios.

En el momento en que se identifique la dosis adecuada, se asignarán miles y miles de participantes al azar para percibir 2 dosis de la vacuna o bien una inyección de placebo, y se efectuará un seguimiento a lo largo de meses, como se hizo con los adultos.

¿Responderán los pequeños y los adultos de forma diferente a las vacunas COVID-diecinueve?

El sistema inmunitario de los pequeños no ha tenido tiempo para exponerse a tantos patógenos como el de los adultos, con lo que tienden a generar una fuerte contestación inmunitaria a las vacunas. Esto desea decir que desarrollan niveles de anticuerpos bastante más altos que los adultos, con lo que sería posible que necesitaran una dosis menor.

Esta contestación tan potente asimismo desea decir que los pequeños tienen más probabilidades de desarrollar fiebre tras la vacuna, mas esto podría no ser un inconveniente, por el hecho de que conforme los estudios la fiebre afecta menos a los pequeños.

¿De qué forma van a saber los científicos si las vacunas marchan en los pequeños?

Para eso están los ensayos clínicos, igual que para los adultos, equiparando los resultados de las vacunas y un placebo en miles y miles de personaswqaaqz4321. Sabemos que las vacunas previenen la COVID-diecinueve en adultos pues los ensayos clínicos se diseñaron para probarlo. En ellos participaron decenas y decenas de miles y miles de personas asignadas al azar para percibir la vacuna o bien un placebo, y mostraron diferencias contundentes en las tasas de enfermedad entre los 2 conjuntos.

En los ensayos pediátricos, en los que participarán solo unos pocos miles y miles de pequeños, podría haber poquísimas infecciones sintomáticas para medir la eficiencia del mismo modo, afirma Talaat. Tiene más sentido, afirma, observar los marcadores inmunológicos tras la vacunación. «Si vemos que las contestaciones inmunitarias pediátricas son iguales o bien mejores que las que vimos en los adultos, podemos deducir que la vacuna va a ser eficaz». Tanto el ensayo de Moderna como el de Pfizer-BioNTech incluyen dichos marcadores como sus primordiales medidas de éxito.

A Conway le agradaría ver buenas pruebas de que las vacunas pueden verdaderamente prevenir la COVID-diecinueve en los pequeños. El ensayo de Pfizer-BioNTech en adolescentes registró dieciocho casos en el conjunto de placebo, y ninguno en los que recibieron la vacuna, con lo que no es incomprensible que los ensayos en pequeños más pequeños asimismo muestren esa eficiencia, afirma Talaat, mas va a depender de las tasas de infección de la comunidad.

No obstante, si el principal objetivo de la vacunación infantil es detener la transmisión, los ensayos deberían probarlo, asevera Christiane Eberhardt, médico-científico de vacunación clínica de los Centros de salud Universitarios de Ginebra (Suiza). Lo idóneo sería que se hiciesen frotis usuales en los pequeños -lo que seguramente no sea popular- y en los miembros de la familia no vacunados. En cambio, los ensayos de Moderna y Pfizer-BioNTech pretenden examinar los marcadores sanguíneos de la infección asintomática, lo que Eberhardt considera admisible dadas las circunstancias. «Es lo más semejante que se puede conseguir».

¿De qué manera van a saber los estudiosos si las vacunas son seguras en los pequeños pequeños?

La seguridad es principal en cualquier ensayo clínico, mas con los pequeños todos y cada uno de los ojos van a estar en el procedimiento y los resultados. Uno de los resultados que más se temían era que las personas que recibiesen la vacuna pudiesen desarrollar síntomas más graves si se inficionaban, mas los ensayos no han mostrado que este efecto se genere.

Tampoco se sabe de qué manera afectará a los ensayos con pequeños la preocupación por los muy, muy raros trombos potencialmente relacionados con las vacunas de Oxford-AstraZeneca y Johnson & Johnson. Por cautela, la Universidad de Oxford ha interrumpido un pequeño ensayo en pequeños de seis a diecisiete años que empezó en el mes de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *