Los seis desafíos a los que se encara el campo energético en dos mil veintidos


El escenario medioambiental del nuevo año se presenta con grandes desafíos sobre la mesa. dos mil veintiuno estuvo lleno de baches para el ámbito energético, con récords de subidas de costos y también inestabilidad, mas asimismo fue el año que pusieron en marcha los primeros pasos cara la descarbonización, se publicó el informe del IPCC (Conjunto Intergubernamental de Especialistas sobre el Cambio Climático) y se festejó la cima del tiempo de Glasgow.

Esto señala que la revolución de las energías verdes no ha hecho más que comenzar y su expansión es, al unísono que ineludible, la única forma de mirar al futuro de la restauración. Tras muchos cambios políticos y administrativos, semeja que España está en el camino adecuado cara un marco regulativo afianzado cara las renovables y el propósito es claro: la transición energética.

Desde IMEnergy, empresa líder en el diseño, ingeniería, suministro y construcción de plantas energéticas, han analizado la actualidad de las renovables en España y cuál va a ser su evolución durante dos mil veintidos.

  1. Adiós a la financiación de comburentes fósiles. Tras múltiples compromisos a nivel europeo por la lucha contra el cambio climático centrados en acabar con la financiación de comburentes fósiles, con el pacto de COP26, los treinta países firmantes, entre aquéllos que figura España, se comprometen a poner punto y final a la financiación pública del lignito, el petróleo y el gas en el extranjero para finales de dos mil veintidos y a destinar un total aproximado de veinte.400 millones de euros al promuevo de energías limpias.

  1. Nuevas propuestas: el PERTE. Uno de los grandes pasos del Gobierno ha sido el proyecto Estratégico para la Restauración y Transformación Económica (PERTE) de Energías Renovables, Hidrógeno Renovable y Almacenaje (ERHA), con el que se pretende desarrollar el liderazgo del país en materia de energías limpias y que dejará movilizar una inversión total superior a dieciseis y trescientos millones de euros.
  1. Inversiones para la transición ecológica. Las renovables se han transformado en las energías con mayor grado de inversión. Los Presupuestos de dos mil veintidos han crecido un tres con ocho por ciento más que el año pasado y también integran los veintisiete y seiscientos treinta y tres millones de euros pertinentes a los fondos europeos Next Generation Unión Europea. España destinará un cuarenta por ciento de esa cantidad a los ámbitos de industria, energía, I+D+i y digitalización, conforme el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para dos mil veintidos aprobado por el Consejo de Ministros excepcional.
  1. Subastas. El Gobierno ha lanzado la convocatoria de una nueva subasta de renovables para el impulso de las energías verdes, en la que va a poner en juego un total de quinientos megavatios (MW) para el mes próximo de abril. Esta nueva subasta da cumplimiento al calendario de dos mil veinte a dos mil veinticinco que establece la Orden TED/1161/2020 para la asignación del Régimen Económico de Energías Renovables (REER) de un mínimo de doscientos MW de energía solar fotovoltaica y termoeléctrica, ciento cuarenta MW de biomasa y veinte MW para otras tecnologías.
  1. Desarrollo de potencia instalada. A lo largo del dos mil veintiuno, se instalaron doscientos veintisiete gigavatios (GW) de capacidad de energías verde en el mundo entero, conforme con la compañía de investigación energética Rystad Energy, un dato récord que espera un desarrollo del veinte por ciento a lo largo de dos mil veintidos, llegando a las doscientos setenta GW auxiliares.

  1. Las energías renovables aumentan su producción. Las renovables se abarataron el año pasado y, además de esto, multiplicaron su contribución. La energía solar se transformó en la fuente de la electricidad más asequible. Hasta el cuarenta y seis con seis por ciento de la electricidad que demandó España entre el 1 de enero y el treinta y uno de diciembre de dos mil veintiuno fue producida por fuentes limpias de energía, y renovables, y autóctonas como el sol o bien el viento, conforme datos de Red Eléctrica de España (REE). Si los datos prosiguen este nivel de desarrollo, España estaría poco a poco más cerca de cumplir con el Plan Nacional Integrado de Energía y Tiempo (PNIEC) para dos mil treinta.

“España tiene todo el potencial preciso para cubrir la demanda y el suministro energético renovable de Europa. Todo ello se podría lograr invirtiendo, por servirnos de un ejemplo, en energía solar, que merced a nuestra situación contamos con una enorme ventaja” asevera José Manuel Suárez, CEO de IMEnergy. “2021 fue un año fundamental para las energías renovables y el comienzo de un enorme cambio en políticas medioambientales. En dos mil veintidos, va a proseguir siendo vital aplicar diferentes cambios para poder cumplir con las agendas de dos mil treinta y dos mil cincuenta, claves para la restauración del país”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *