Filomena

Los seguros cubren prácticamente todos los daños ocasionados por Filomena

Los daños ocasionados por la borrasca Filomena tanto en automóviles, edificios como en personas son considerados como expepcionales, con lo que entran en la cobertura ofrecida por los seguros privados o bien por el Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad pública adscrita al Ministerio de Economía.

La primera cosa que el perjudicado ha de saber son las condiciones de su seguro de la residencia, del local, del vehículo, etc… para conocer qué elementos de exactamente los mismos están cubiertos y exactamente en qué condiciones. Por poner un ejemplo, la ruptura de persianas y cristales generalmente están cubiertos por el seguro, lo mismo que los daños en las cañerías de agua que se congelan.

Lo más frecuente es que cualquier seguro del hogar cubra los daños materiales ocasionados por lluvia, viento, inundación o bien nieve y gastos de desembarre.

En el caso de que la compañía de seguros considerase como «extraordinarios» los efectos de la borrasca, entonces los daños serían asumidos por el Consorcio de Compensación de Seguros siempre que, y esto es fundamental, el perjudicado cuente anteriormente con un seguro. Hay que rememorar que más o menos el treinta por ciento de las residencias no cuentan con seguro del hogar.

Se consideran «extraordinarios» las imperfecciones ocasionados por tempestades, huracanes, inundaciones y terremotos. Con las lluvias, las compañías aseguradoras acostumbran a establecer unos niveles desde los cuales estiman que son «extraordinarias», como los cuarenta litros por metro cuadrado y hora.

Lo mismo sucede con los daños que afectan a las zonas comunes de un edificio de residencias, en tal caso actuará el seguro contratado por la comunidad de dueños. Es el caso de las cornisas, tejados y cualquier elemento de las testeras.

Las compañías aseguradoras recomiendan compilar toda la documentación posible, como fotografías y vídeos, de los daños ocasionados, especialmente cuando por el estado actual de las carreteras y calles de muchas urbes y el aluvión de partes, los peritos de las compañías puede tardar semanas en asistir a examinar presencialmente las imperfecciones.

Cuando los daños se generan en las personas, como caídas en la vía pública, actuará el seguro del perjudicado si lo tiene contratado. Al lado, podría presentar una demanda frente al municipio pertinente si estima que la vía estaba en condiciones malas.

Las compañías no van a poder sancionar a empleados que falten a raíz de Filomena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *