Los jóvenes van a poder percibir hasta diez euros para adquirir casas en la España vacía

La lucha contra la despoblación de la famosa como España vacía se ha transformado en uno de los grandes desafíos ya no de futuro sino más bien de presente para el Gobierno central y los autonómicos perjudicados.

Hace algunos días el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Encalla, aseguraba que la España vacía se poblará con “empleos dignos y residencias accesibles para la gente”.

Y para abordar una de estar cuestiones, fijar población en los lugares más despoblados, el Gobierno tirará de ayudas directas para la adquisición de residencia.

El Plan Estatal de Acceso a la Residencia dos mil veintidos-dos mil veinticinco, aprobado el martes por el Consejo de Ministros y publicado el día de ayer en el BOE, establece subvenciones para jóvenes menores de treinta y cinco años de hasta diez y ochocientos euros para la adquisición de residencias en localidades de menos de diez habitantes.

La subvención va a tener un límite del veinte por ciento del costo de adquisición de la residencia, cuyo coste máximo no va a poder sobrepasar los ciento veinte euros.

Conforme establece el plan, en el caso de que la propiedad sea adquirida por múltiples personas, el importe de la ayuda que pudiese percibir una persona adjudicataria, que adquiere parte de exactamente la misma, se determinará aplicando al importe de la subvención que correspondería a la adquisición del cien por ciento de la residencia el porcentaje de cuota adquirida.

La residencia va a deber tener un costo máximo de ciento veinte euros

Aparte de tener menos de treinta y cinco años, el joven que desee hacerse acreedor de esta ayuda va a deber haber subscrito desde el 1 de enero de dos mil veintidos o bien estar en condiciones de subscribir un contrato público o bien privado de adquisición de residencia localizada en un ayuntamiento o bien núcleo de población de pequeño tamaño, incluido el presunto de residencia a edificar y contar con de unas rentas anuales iguales o bien inferiores a 3 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) -veinticuatro y trescientos dieciocho euros anuales-.

Dicho umbral va a ser de 4 veces el Iprem si se trata de personas con discapacidad y de 5 veces el Iprem cuando se trate de personas con discapacidad de alguno de los próximos tipos: personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental, personas con discapacidad intelectual o bien personas con discapacidad del desarrollo, con un grado de discapacidad reconocido igual o bien superior al treinta y tres por ciento ; y personas con discapacidad física o bien sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o bien superior al treinta y tres por ciento .

Para poder beneficiarse de la ayuda, se dispondrán de un plazo de 3 meses, desde la data de notificación de la resolución de concesión de la ayuda, para aportar la escritura pública o bien el contrato privado de compra y venta que acredite la adquisición de la residencia.

Para eludir compras de tipo especulativo, el plan contempla que la casa deberá formarse en la vivienda frecuente del adquirente por un plazo mínimo de 5 años desde la data su adquisición.

Este plazo va a poder ser inferior cuando sobrevengan “cambios de domicilio por razones laborales o bien cuando se enajene la residencia reinvirtiendo el total del importe logrado con la enajenación en la adquisición de otra residencia frecuente y permanente que se adecúe a las nuevas circunstancias familiares del beneficiario”.

El subsidio acarrea una serie de salvedades. No va a poder concederse la ayuda cuando la persona demandante sea dueña o bien usufructuaria de alguna residencia en España.

No se estimará que se es dueña o bien usufructuaria de una residencia si se ha conseguido por herencia o bien transmisión mortis causa sin testamento.

Asimismo se excluirán de este requisito quienes, siendo titulares de una residencia, acrediten la no disponibilidad de exactamente la misma por causa de separación o bien divorcio, o bien no puedan habitarla por cualquier otra causa extraña a su voluntad.

Al lado de ayudas para adquirir, el Plan de Residencia asimismo recoge ayudas a jóvenes de treinta y cinco años o bien menos para el alquiler en estos ayuntamientos pequeños siempre y cuando cumplan asimismo con el requisito de tener unos ingresos inferiores a 3, 4 o bien 5 veces el Iprem.

El importe va a ser del sesenta por ciento para alquileres de hasta seiscientos euros (extensibles a novecientos en ciertos supuestos) y el subsidio va a ser compatible con el nuevo Bono Alquiler Joven aprobado el pasado martes, si bien en un caso así la cuantía de la ayuda va a ser de hasta el cuarenta por ciento de la diferencia entre la renta y los doscientos cincuenta euros del bono, y la suma de las 2 ayudas no va a poder ser superior al setenta y cinco por ciento del coste del alquiler.

Ayudas para la adquisición de residencia en dos mil veintidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *