Acraga coa

Los insectos más pasmosos del planeta

No sabemos si eres de los que considera a los insectos como su animal preferido, mas tanto si así es como si no, existen un sinnúmero de criaturas pasmosas en esta clase de invertebrados, incluyendo ciertas fieras -seguramente- más odiadas y temidas por la mayor parte, como las cucarachas, los mosquitos o bien las tijeretas. Por fortuna, no todas y cada una de las especies de insectos son poco gratificantes de mirar. El día de hoy estamos acá para, en ese más de un millón de especies de insectos descritas, mostrarte aquellas verdaderamente bonitas, interesantes, que aun pueden inspirarnos ternura, merced a la fabulosa biodiversidad de la madre naturaleza: mariposas, mantis, libélulas, saltamontes…

Entre las peculiaridades más atractivas de ciertos insectos, nos encontraremos así que ciertos son capaces de vivir más de cincuenta años (la hormiga reina tiene una apabullante esperanza de vida de unos veintiocho años y la acaba reina de prácticamente el doble) y otros, apenas viven unas horas (las cucarachas, por servirnos de un ejemplo, solo viven 1 año, mas dejan como legado muchos miles y miles de crías…) Asimismo existen los que pueden estar bastante tiempo sin comer o bien los que son capaces de vivir en zonas tan inhóspitas como la Antártida.

Es incuestionable que las mariposas son los insectos más familiares y admitidos por los humanos. Existen en torno a diecisiete y quinientos especies de mariposas en el planeta y son el único conjunto de insectos que tiene escamas para cubrir sus alas. En verdad, los vistosos colores de las alas de las mariposas proceden de estas pequeñas escamas de color. Se llama ‘color estructural’, donde las escamas forman pequeños surcos que reflejan la luz.

De este modo lo testimonió una investigación efectuado por científicos de la Universidad de Yale (EE. UU.) que descubrió el misterio de de qué forma se generan los vivos colores de las alas de ciertas especies de mariposas. Sus resultados, fueron publicados en la gaceta PNAS, y exponen que los colores son el producto de sutiles estructuras en las alas que refractan la luz del sol como un prisma. Estas pequeñas estructuras repetitivas, llamadas giroides, se sitúan en las escamas de las alas y tienen una forma similar a un sacacorchos. Los giroides se doblan y reflejan la luz para crear el tono de las alas que tanto nos maravilla a los humanos.

Por otro lado, ciertos insectos emplean armas químicas segregas contra sus oponentes. En Australia, por servirnos de un ejemplo, la hormiga verde salpica a sus oponentes con ácido. Si deseas saber más, no te pierdas el reportaje Australia: Fauna Mortal. Estreno el viernes cinco de octubre, y todos cada viernes a las 16:15 en Canal Aventura.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *