Los glaciares se están fundiendo más veloz que jamás

Los especialistas descubrieron que, entre dos mil y dos mil diecinueve, los glaciares perdieron de forma colectiva un promedio de dos millones novecientos treinta y 7 mil millones de toneladas (doscientos sesenta y siete mil millones de toneladas métricas) de masa por año; esto representa más o menos el veintiuno por ciento del incremento observado del nivel del mar en ese período, apuntaron los autores en su estudio recogido en la gaceta Nature.

«La pérdida de masa de los glaciares se ha acelerado a cuarenta y ocho gigatoneladas al año cada década desde dos mil, lo que podría explicar entre el seis por ciento y el diecinueve por ciento de la aceleración observada del incremento del nivel del mar». Particularmente, los estudiosos identificaron 7 zonas que representaron el ochenta y tres por ciento de la pérdida de masa de los glaciares: Alaska, con una pérdida del veinticinco por ciento , la periferia de Groenlandia, con una reducción del trece por ciento , el norte y sur del ártico canadiense, con un diez por ciento cada uno de ellos, la Antártida y provincia subantártica, Asia de alta montaña y los Andes del Sur, con un ocho por ciento de pérdida de masa cada uno de ellos.

El equipo estima que el incremento del nivel del mar debido al derretimiento de los glaciares ha sido del orden de 0,74 milímetros. El resto se debe al deshielo de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, los cambios en la manera en que se guarda el agua en el planeta y la expansión térmica del agua en todo el planeta como contestación a temperaturas promedio más altas.

De cara al futuro

Al rastrear la velocidad con la que se están reduciendo los glaciares, los científicos pueden pronosticar mejor la velocidad con la que puede subir el nivel del mar, sobre todo conforme el cambio climático aumenta las temperaturas globales promedio en todo nuestro planeta. El incremento del nivel del mar podría tener implicaciones asoladoras para millones de personas que viven en zonas ribereñas y asimismo para la vida silvestre, pues la pérdida de masa de los glaciares puede trastocar los cuerpos de agua próximos y la disponibilidad de recursos hídricos, aparte de la posibilidad de que se desencadenen desastres naturales como avalanchas o bien inundaciones aciagas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *