Los efectos del confinamiento: más borrachos, más gorditos, menos sanos

Los especialistas advierten de que el confinamiento por la COVID-diecinueve ha traído un aumento de la obesidad, el consumo de alcohol y de los hábitos poco saludables en la población

El confinamiento en los hogares al comienzo de la pandemia fue una medida rigurosa mas precisa para para eludir la propagación del virus. La consecuencia es que, conforme señalan los datos, quedarnos en casa cambió nuestro comportamiento.

El consumo de determinados artículos se vio perturbado, por poner un ejemplo, el papel del váter ocasionó fervor las primeras semanas, llegándose a agotar en los supermercados. Mas nuestro carrito de la compra asimismo iba cargado de bebidas alcohólicas y comida basura.

Conforme un artículo publicado en Substance Use and Addiction, las ventas de bebidas alcohólicas aumentaron hasta un cincuenta y cuatro por ciento respecto del año precedente a lo largo del fin de semana del veintiuno de marzo de dos mil veinte.

El aumento en el consumo de bebidas alcohólicas esta asociado normalmente con situaciones que producen agobio en la población, como los desastres naturales. En este sentido, la pandemia asimismo se puede estimar un evento que agobia a los ciudadanos. No obstante, la situación se está extendiendo en el tiempo.

El aumento en el consumo de bebidas alcohólicas esta asociado con situaciones que producen agobio

El inconveniente es que el incremento en el consumo del alcohol puede tener serias consecuencias en la salud pública debido su efecto adictivo. Los estudiosos del Centro de salud McLean han publicado un artículo en la gaceta Journal of General Internal Medicine insinuando posibles opciones para supervisar el consumo de alcohol en la población a lo largo de la pandemia. Los autores proponen una campaña de concienciación y un mejor diagnóstico de los trastornos por consumo de alcohol.

Más alcohol, más comida basura, menos ejercicio

A lo largo de este tiempo asimismo ha aumentado el consumo de comida basura y se ha producido una minoración del ejercicio en la población. A lo largo del confinamiento bastantes personas cambiaron sus hábitos saludables por otros que no lo eran tanto. Aumentó el consumo de patatas, galletas y otros snacks y gominolas, y se suprimió el deporte.

La consecuencia es un incremento del peso a lo largo de este periodo, como se desprende de la encuesta. Un veintisiete por ciento declaró haber ganado peso tras el confinamiento. Conforme señalan los científicos, comer comida sabrosa nos calma, con lo que en aquellos periodos de mayor ansiedad tendemos a comer comestibles menos saludables.

El incremento del consumo de las bebidas alcohólicas y los comestibles procesados, todo ello unido a una minoración del ejercicio y a un cambio en nuestras rutinas cada día, puede derivar en un incremento de los inconvenientes de obesidad y de salud normalmente en los próximos meses.

No todo son malas noticias, una investigación publicado por la gaceta Obesity reflejaba que un diecisiete por ciento de la población analizada había perdido peso a lo largo de la pandemia. Al tener más tiempo, merced al periodo de confinamiento, habían mejorado la calidad de su dieta, y aumentaron su actividad física.

REFERENCIA

Changes in Adult Alcohol Use and Consequences During the COVID-diecinueve Pandemic in the US

Alcohol and COVID-19: How Do We Respond to This Growing Public Health Crisis?

The Impact of COVID-diecinueve Stay-At-Home Orders on Health Behaviors in Adults

Foto: Overweight couple watching tv – depositphotos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *