Los edulcorantes artificiales podrían afectar a nuestras bacterias

Algunos edulcorantes artificiales pueden hacer que bacterias intestinales sanas enfermen y también invadan la pared intestinal, lo que podría provocar graves problemas médicos

Múltiples investigaciones precedentes ya habían comprobado que los edulcorantes artificiales pueden mudar el número y el género de bacterias en el intestino, y su consumo asimismo se ha asociado a mayores índices de obesidad, diabetes, presión arterial alta y accidentes cerebrovasculares.

Ahora, un reciente estudio publicado en el International Journal of Molecular Sciences es el primero en enseñar los efectos dañinos de 3 de los edulcorantes artificiales más habituales (sacarina, sucralosa y aspartamo) en 2 géneros de bacterias intestinales, la Y también. coli (Escherichia coli) y la Y también. faecalis (Enterococcus faecalis).

¿De qué forma pueden los edulcorantes favorecer las infecciones?

La investigación, llevada a cabo por la doctora Havovi Chichger y por su doctoranda Aparna Shil, sugiere que los edulcorantes pueden hacer que las bacterias de entrada inofensivas se transformen en patógenas. Estas bacterias  pueden adherirse, invadir y matar a las células epiteliales Caco-dos, que cubren la pared del intestino.

Bacterias como la Y también. faecalis, que atraviesan la pared intestinal, pueden entrar en el torrente sanguíneo y acumularse en los ganglios linfáticos, hígado y bazo, y allá ocasionar una serie de infecciones, sepsis incluida.

El sulfato de cinc, inhibidor del sabor dulce, bloquea con eficacia estos impactos negativos de los edulcorantes

Las estudiosas expusieron las bacterias intestinales modelo a diferentes concentraciones de sacarina, sucralosa y aspartamo. Midieron su patogenicidad, como los cambios en las interactúes con las células Caco-dos a través de estudios in vitro.

2 latas de refresco edulcorado pueden afectar a nuestro intestino

El estudio halló que, a una concentración equivalente a 2 latas de refresco edulcorado, los 3 edulcorantes artificiales investigados aumentaban significativamente la adhesión tanto de Y también. coli como de Y también. faecalis a las células Caco-dos intestinales, y también acrecentaban la capacidad de las bacterias para formar biopelículas, un ecosistema bacteriano.

Las bacterias que medran en las biopelículas son más resistentes a los antimicrobianos que las células planctónicas (microorganismos libres que flotan en el medio líquido), y resulta más probable que segreguen toxinas y expresen factores de virulencia. O sea, es más simple que invadan tejidos y se resisten mejor a las defensas del huésped.

Además de esto, los edulcorantes hicieron que las bacterias patógenas del intestino invadiesen las células Caco-dos que se hallan en la pared del intestino, excepto la sacarina, que no tuvo un efecto significativo sobre la invasión de Y también. coli.

Por otra parte, la investigación halló que el sulfato de cinc, inhibidor del sabor dulce, bloquea con eficacia estos impactos negativos de los edulcorantes en Y también. coli y Y también. fecalis.

Las autoras del estudio concluyen que es preciso proseguir estudiando sobre el efecto de los edulcorantes artificiales, de consumo tan extendido, para disminuir al mínimo sus peligros para nuestra salud.

Artificial Sweeteners Negatively Regulate Pathogenic Characteristics of Two Model Gut Bacteria, Y también. coli and Y también. faecalis

Artificial Sweeteners May Change Our Gut Bacteria in Dangerous Ways

Artificial Sweeteners Could Harm Gut Microbiota

Biofilms y su papel en la patogénesis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *