Los bonsáis atraen buenas energías al hogar

Los bonsáis son un tipo de árbol que no solo sirven para decoración, sino que también aportan muchos beneficios para quienes los adquieren. La relajación que se obtiene al cuidar y podar el árbol, otorga al cuidador una sensación de bienestar inigualable, similar a lo que se siente cuando se atiende a una mascota.

El cultivo y cuidado de árboles bonsáis es un arte asiático milenario que, según cuentan las tradiciones, aporta eternidad a aquellos que lo practican. Es innegable que tener una de estas plantas en casa es una manera de hacer que el hogar conecte un poco más con la naturaleza y se llene de energía positiva, de manera que aunque no llevan a la vida eterna, sí contribuyen a una buena salud y bienestar.

Cuidar a uno de estos árboles en miniatura es una tarea que requiere mucho esmero y dedicación, pero los resultados valen la pena. Podar los bonsáis y ver cómo adoptan la forma deseada con el tiempo, brinda sensaciones de relajación y satisfacción. Además, otorga un ambiente místico y diferente al hogar.

Cultivar un bonsái desde cero puede tardar mucho, en ciertos casos hasta 5 años de crecimiento. Centros como Shenji Kai, ubicado en Ciudad de México, venden los árboles ya cultivados y podados, para que la persona simplemente lo adquiera y aprenda cómo cuidarlo en casa.

Este tipo de tiendas son ideales para los que apenas se inician en este ámbito, pues les permite tener un bonsái sin esperar años para que crezca adecuadamente. Ofrecen a los clientes asesoramiento para que sepan cómo regar el mismo y podarlo, de manera que se pueda preservar en buen estado.

Es un arte practicado en todo el mundo

El arte del bonsái tiene una larga y extensa historia, pues se originó hace unos dos mil años aproximadamente. Fue inventado por los monjes taoístas en China, como símbolo de la eternidad y lo divino. Hace unos 800 años llegó a Japón, donde fueron vistos desde la perspectiva del budismo Zen, según ellos, los bonsáis son árboles que representaban el universo entero.

Las técnicas de cultivo y mantenimiento han evolucionado mucho desde entonces, hoy en día, el arte del bonsái no está limitado a monjes o nobles de la alta sociedad, sino que cualquiera puede incursionar en esta hermosa disciplina, sin importar clase social o lugar en el mundo.

Un claro ejemplo es el cultivo y comercialización de bonsai en CDMX gracias a centros como Shenji Kai. Allí venden los árboles de todas las especies y edades (incluyendo los prebonsáis, para los que quieren cuidar el árbol desde el inicio de su vida). Los precios son muy económicos, por lo que cualquiera puede empezar a mantener su bonsái.

Además, este centro organiza eventos, cursos, campañas, entre otros tipos de actividades, con el propósito de promover la práctica y el aprendizaje de este arte. También ofrecen cursos de estilo de vida (yoga, plenitud Chi Kung, etcétera) para complementar las energías que acarrea el cuidado del bonsái.

Consejos para su mantenimiento

Cuidar el bonsái es una tarea que requiere mucho esfuerzo y dedicación, además de conocimiento sobre el tema. Es tan retador, que incluso existen libros completos dedicados para explicar en profundidad las técnicas de riego y podado necesarias para evitar la muerte del árbol.

Ciertos consejos básicos pueden ser de gran ayuda para los principiantes. Entre éstos se pueden destacar los siguientes:

  • Riego: para revisar si la tierra del bonsái ya está seca, se puede insertar un palillo de madera de 5 cm de largo. Si la tierra luce clara y polvorosa, será necesario regarla; pero si está húmeda y oscura, faltará todavía para realizar esta tarea. A la hora de hidratar el bonsái se recomienda utilizar agua de lluvia o agua purificada.
  • Fertilización: se recomienda abonar el árbol de manera anual, durante primavera o verano. Se puede usar abono normal o un producto especial para los bonsáis, de manera que se pueda favorecer su crecimiento y dejarlos en un mejor estado.
  • Podado: es necesario tener tijeras especiales para podar el bonsái de manera correcta. Tradicionalmente se le busca dar una forma triangular, recortando las ramas que se salen del patrón y permitiendo que crezcan en las partes de abajo, limitando el crecimiento arriba.
  • Iluminación: hay que cerciorarse de que el bonsái reciba luz natural durante todo el día. Si se coloca en el exterior esto no será gran problema, sin embargo, al tener el árbol en el interior se recomienda dejarlo cerca de una ventana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *