Los animales migratorios portan más parásitos

Desarrollo de la investigación

Los estudiosos reunieron a las especies en función de si migraban estacionalmente o bien, si al contrario, no se movían en lo más mínimo. Esto dejó al equipo cotejar el número de parásitos en las especies nómadas, residentes y migratorias.

Investigaciones precedentes se habían centrado primordialmente en aves y mariposas, con lo que los científicos deseaban examinar animales de mayor tamaño que no habían sido representados.

De esta forma, a través del estudio los científicos pudieron descubrir mejores maneras de resguardar a los animales migrantes, cuyas poblaciones están reduciendo actualmente a raíz del cambio climático.

Además, los estudiosos pudieron examinar los parásitos que habitan en ciertos animales de ganado y que suponen una fuente de comestible para las personas.

«Los animales salvajes pueden compartir parásitos y enfermedades infecciosas con sus familiares (animales familiares), y si estos animales se mueven por distintos paisajes, es esencial que comprendamos si están intercambiando parásitos y enfermedades infecciosas con el ganado o bien los animales familiares», destacó la estudiosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *