Los accidentes de trabajo mortales suben un dieciocho por ciento , con trescientos noventa y cuatro fallecidos hasta junio

Los accidentes laborales ocasionaron trescientos noventa y cuatro muertes en el primer semestre del año vigente, un levanta del dieciocho por ciento frente al mismo periodo del año pasado, lo que en números absolutos supone sesenta fallecidos más, conforme los datos actualizados por el Ministerio de Trabajo.

De esos accidentes mortales, trescientos veinte fueron en la jornada laboral, cuarenta y tres más (quince,5 por ciento ); al tiempo que setenta y cuatro fueron en desplazamientos al trabajo, los llamados «in itinere», diecisiete más que en exactamente el mismo periodo del año pasado (veintinueve con ocho por ciento ).

Por causas, y en los accidentes en jornada, infartos, derrames y otras causas naturales fue la primera con ciento veintiseis fallecidos, diecinueve más que en la primera mitad de dos mil veintiuno. Sin embargo, otras causas como golpes o ahogamientos padecieron subidas esenciales con quince fallecidos más en todas y cada una de esas clasificaciones.

Por ámbitos, los servicios acapararon el mayor número de accidentes mortales en jornada con ciento treinta y siete, si bien los mayores aumentos fueron para la agricultura con cincuenta y ocho fallecidos, treinta y dos más que en la primera mitad de 2021; y en construcción, con setenta accidentes mortales, diecinueve más.

Del total, trescientos cincuenta y tres accidentes mortales fueron entre asalariados y cuarenta y uno entre trabajadores por cuenta propia y, por sexo, trescientos sesenta y dos fueron hombres y treinta y dos mujeres.

Un plan de choque contra la siniestralidad

Los sindicatos vienen denunciando desde hace unos meses el incremento de la siniestralidad laboral. Desde UGT han subrayado que las cantidades «ponen de relieve que la seguridad y salud en el trabajo se deja en un segundo plano en las compañías y no marchan los mecanismos preventivos» y que «en cuanto aumenta la actividad, aumenta la siniestralidad».

Y han reclamado al Gobierno «actuar» abriendo una mesa de diálogo social en materia de siniestralidad laboral donde se acuerden medidas urgentes y se articule un plan de choque.

Asimismo desde CCOO han incidido en las últimas semanas en demandar protocolos concretos para el trabajo con elevadas temperaturas. En suma, en la primera mitad del año se registraron trescientos diez doscientos once accidentes con baja, un aumento del dieciocho,2 por ciento frente al mismo periodo de 2021: doscientos setenta y tres mil trescientos fueron en jornada laboral y treinta y seis y novecientos once «in itinere».

De los accidentes en jornada, la enorme mayoría, doscientos setenta y mil treinta y siete, fueron leves si bien aumentaron un veinte con dos por ciento . En los accidentes en desplazamientos, asimismo la mayor parte fueron leves, treinta y seis y cuatrocientos quince, (seis con tres por ciento ). Por otra parte, se registraron doscientos setenta y dos mil ochocientos sesenta y cinco accidentes sin baja (uno con siete por ciento ).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *