Llovizna en Groenlandia por vez primera en setenta años

Sin precedentes

Estas capas de hielo no acostumbran a probar derretimiento a lo largo del verano. La nieve del invierno se amontona a lo largo de miles y miles de años y se comprime bajo el peso de nuevas capas. Mas Groenlandia, del mismo modo que el resto de nuestro planeta, cambia a raíz del cambio climático.

Y es que, aun el hielo nuevo formado por la congelación del agua de lluvia recién caída, seguramente va a ser de corta duración. El hielo que vemos frecuentemente en Groenlandia, es de un color blanco refulgente y refleja la luz solar lejos del ecosistema de la isla en riesgo. No obstante, el hielo de la lluvia helada es más suave y de color más obscuro, con lo que absorberá más luz solar y va a aumentar todavía más las temperaturas de la zona. Una vez congelada, asimismo formará una barrera llana, eludiendo que el agua de deshielo se filtre bajo la superficie, lo que puede provocar todavía más derretimiento en elevaciones más altas de lo que en general impacta la escorrentía.

El hecho de que sea tan grave el fenómeno de la lluvia en un paisaje ártico tan recóndito como este, es que el deshielo podría elevar el nivel del mar hasta niveles alarmantes. Si eso sucede, urbes y comunidades ribereñas de todo el planeta estarían en peligro; urbes enteras van a quedar arrasadas.

¿Qué ocurriría si todo el hielo de Groenlandia se fundiera?

Si el hielo de Groenlandia desapareciese, el nivel del mar aumentaría unos seis metros, si bien esto tardaría siglos o bien milenios en suceder. Por el instante, el Conjunto Intergubernamental de Especialistas sobre el Cambio Climático (IPCC), ha declarado que el nivel del mar ya ha aumentado veinte centímetros y que el rango más probable para finales de este siglo va a ser de veintiocho-cien cm más, si bien podría aun llegar a dos metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *