Las hembras de los pinzones de Darwin se mueren

La teoría de la evolución por selección natural del naturalista británico Converses Darwin se desarrolló mientras que observaba plantas y animales en múltiples ambientes, incluyendo las Islas Galápagos. Allá apreció en mil ochocientos treinta y cinco la enorme diversidad de plantas, aves y reptiles endémicos. Y, entre todos y cada uno de los animales estudiados, resaltan los pinzones. Las diecisiete especies de pinzones de Darwin de las Islas Galápagos son un caso de libro de una veloz adaptación evolutiva, puesto que cada especie tiene una forma de pico única conveniente para extraer recursos de un nicho ecológico diferente. Desde el momento en que se observaron por vez primera los nidos de los pinzones de Darwin en mil novecientos noventa y siete, la mosca vampiro aviar ha estado parasitando a los polluelos y mudando el pico y el comportamiento de estos.

Las moscas ponen huevos que se transforman en larvas y que, por su parte, se nutren de los polluelos en desarrollo. En este proceso terminan con la vida de la mayor parte de los polluelos parasitados o bien provoca la deformación del pico de los supervivientes.

“Lo que mostramos en esta publicación es que el tiempo de asistencia de las hembras en el nido de los polluelos pronostica la cantidad de parásitos en el nido”, asevera Kleindorfer.

“Los descubrimientos de la nueva investigación son significativos pues muestran que ‘simplemente estando allí’ puede ser una forma de defensa de primera línea contra las amenazas a la supervivencia de la descendencia”.

Con lo que las hembras de los pinzones de Darwin brindan cuidados en el nido a las crías más jóvenes qu machos y precisan su presencia para defenderse de los parásitos. Por tal razón, la supervivencia de las hembras se compromete. Monitorear la supervivencia de las hembras es de forma frecuente más bastante difícil que para los machos, puesto que los pinzones de Darwin machos generan una armonía fuertes que las hembras no hacen. En general, creemos que los machos defensores activos contribuyen pero a la supervivencia de la descendencia que las hembras que incuban los huevos o bien polluelos, afirma Andrew Katsis, estudioso de la Universidad de Flinders.

“Por el monitoreo en un largo plazo de los pinzones de Darwin sabemos que la supervivencia anual en las hembras es mucho menor que en los machos, y más del cincuenta por ciento de los pinzones de Darwin machos cantan en los nidos sin captar hembras”.

“Se precisan con emergencia medidas de control para salvar a los pinzones de Darwin de la extinción”, afirman los científicos en una nueva publicación en Birds.

Los estudiosos encontraron que solo el diez con cuatro por ciento de los nidos de pinzón arbóreo mediano (Camarhynchus pauper) en riesgo crítico generaban crías en la Isla Floreana. El resto fue aniquilado por los predadores o bien parásitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *