La solución a fin de que los disléxicos lean mejor está en el espacio entre letras

¿Te agradaría leer más veloz? Esta es una solución que ayuda a las personas con dislexia, mas asimismo sirve para el resto de lectores

¿Te cuesta leer un texto apropiadamente y donde pone “casa” ves “caso”? Podría ser que tuvieses dislexia. La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura donde el cerebro tiende a confundir el orden de los números y las letras. Afecta a setecientos millones de personas, esto es, al diez por ciento de la población mundial.

Una investigación reciente de la Universidad Anglia Ruskin en Cambridge, Inglaterra, ha encontrado una posible solución muy simple: separar las letras impresas facilita una lectura más veloz y una mejor entendimiento, algo que podría aplicarse no solo a las personas con dislexia sino más bien al mundo entero.

El espacio entre las letras es la solución

El equipo de Steven Stagg, autor primordial del estudio, reunió a cincuenta y nueve estudiantes jóvenes de entre once y quince años de 3 centros de Inglaterra, de los que treinta y dos tenían dislexia y veintisiete no. Mientras que los estudiosos los grababan, cada estudiante leyó 2 textos en voz alta. Uno de ellos se imprimió en su formato original, en el otro, el espacio entre las letras se acrecentó en dos con cinco puntos. Ese espacio extra equivale a más o menos 0,88 milímetros. La grabación dejó a los científicos medir la velocidad de lectura y si alguien se brincaba una palabra, la contaban como un fallo.

Las personas con dislexia emplean técnicas singulares para leer, como superposiciones de colores. Los estudiosos propusieron este procedimiento asimismo a los estudiantes de esta prueba. Había láminas de plástico estaban teñidas de diferentes colores, y los voluntarios ponían el plástico sobre el texto para leerlo.

Esas superposiciones de colores no asistieron a ningún conjunto de pequeños a leer mejor, mas el espacio extra sí lo hizo. Los pequeños con dislexia leyeron el texto con espacios más extensos un trece por ciento más veloz que el texto con el espacio original, y estos pequeños cometieron menos fallos. Los estudiantes sin dislexia leyeron más veloz asimismo, si bien solo en un cinco por ciento .

El propio Stagg tiene dislexia, y está experto en estudiar de qué forma la psique procesa el lenguaje. No le sorprendió que las superposiciones de colores no fuesen útiles, pues a él tampoco le funcionó. Si bien lo que sí le sorprendió es que las letras con espacios más extensos asistieron aun a los pequeños sin dislexia.

«Esto es gran descubrimiento», afirmó el científico, «ya que quiere decir que los profesores y los editores pueden imprimir material con un espacio auxiliar entre las letras a sabiendas de que va a ayudar a todos». Además de esto, Stagg apunta que los lectores con dislexia no se sentirían discriminados por tener que usar materiales de lectura singulares.

REFERENCIA

Room to read: The effect of extra-large letter spacing and coloured overlays on reading speed and accuracy in adolescents with dyslexia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *