La radiación en las I. Marshall es más alta que la de Chernóbil

La radiación en las I. Marshall es más alta que la de Chernóbil

¿Cuánto más altas?

Los estudiosos efectuaron mediciones de la concentración de actividad de americio-doscientos cuarenta y uno, cesio-ciento treinta y siete, plutonio-doscientos treinta y ocho en treinta y ocho muestras del suelo de los atolones.

Las islas Enjebi, Runit, Biquini y Naen mostraron las concentraciones de radioactividad más altas. El hecho de que las concentraciones de actividad sean asimismo elevadas en las muestras de la Isla Naen es un descubrimiento sorprendente, en tanto que el atolón Rongelap no era un lugar de pruebas nucleares, sino solo estuvo expuesto a consecuencias, primordialmente de la prueba de Bravo efectuada en mil novecientos cincuenta y cuatro.

De las sesenta y siete bombas que fueron detonadas a lo largo de los años cuarenta y cincuenta, la más poderosa fue la llamada «Castle Bravo», en mil novecientos cincuenta y cuatro, en el atolón Biquini. Su potencia fue mil veces mayor que cualquiera de las bombas lanzadas sobre las urbes niponas de Hiroshima y Nagasaki. En suma, como se narra en el estudio, la concentración de isótopos nucleares en ciertas islas está por encima del límite de exposición legal establecido en los pactos entre los U.S.A. y la República de las I. Marshall.

La investigación es un compendio de 3 estudios, publicados el quince de julio en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), que examinó muestras de suelo, sedimentos oceánicos y una pluralidad de frutos.

Los autores del trabajo, dirigido por Emlyn Hughes y Malvin Ruderman del Centro de Estudios Nucleares de Columbia; y también Ivana Nikolic Hughes, maestra asociada de Química han manifestado lo siguiente: «Basándonos en nuestros resultados, llegamos a la conclusión de que, para asegurar una recolocación segura en los atolones de Biquini y Rongelap, es precisa una mayor remediación ambiental para eludir la exposición potencialmente perjudicial a la radiación«.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *