La primordial corriente atlántica podría estar al filo del colapso

Una amenaza para la civilización

Un posible colapso de este sistema de corrientes oceánicas podría tener serias consecuencias. Si la corriente se detuviese, podría haber una enorme reorganización en el tiempo mundial. Perturbaría en exceso las lluvias de las que dependen miles y miles de millones de personas para alimentarse en la India, América del Sur y África Occidental; habría crecientes tormentas y bajada de temperaturas en Europa; incremento del nivel del mar en el este de América del Norte y, por si acaso esto fuera poco, pondría en riesgo todavía más la selva amazónica y las capas de hielo de la Antártida. El impacto más probable sería que Europa occidental caería en una ola de frío indefinidamente larga. Se piensa que ocurrió una situación afín cuando AMOC se detuvo cerca del final de la Edad de Hielo, con una ola de frío que duró cerca de mil años.

La dificultad de este sistema y los niveles de calentamiento global dudosos para el futuro hacen que sea imposible predecir la data de tal colapso: podría ser en una década o bien 2, o bien dentro de múltiples siglos, mas el impacto de este acontecimiento nos hace ver que no podemos dejar que suceda, afirmaron los científicos.

«No hubiese aguardado que las cantidades excesivas de agua dulce agregadas en el trascurso del último siglo ya generaran tal contestación en el vuelco de la circulación. Precisamos conciliar urgentemente nuestros modelos con la patentiza observacional presentada para valorar qué tan lejos o bien qué tan cerca de su umbral crítico está verdaderamente el AMOC. Aunque la relevancia respectiva de los diferentes factores debe investigarse más a fondo, todos están relacionados con el cambio climático ocasionado por el hombre”, afirma Boers.

Referencia: Niklas Boers. Observation-based early-warning signals for a collapse of the Atlantic Meridional Overturning Circulation. Nature Climate Change, dos mil veintiuno DOI: 10.1038/s41558-veintiuno-mil noventa y siete-cuatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *