La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ubica la inflación media de España en el nueve con uno por ciento este año

La inflación, lejos de tocar techo, prosigue escalando y lo va a hacer este año hasta el nueve con uno por ciento , conforme la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que en sus últimas previsiones ha elevado hasta determinado punto el levanta de los costes respecto a junio. Esto repercutirá a su vez en la marcha de la restauración económica, sobre todo el próximo año: España medrará 7 décimas menos de lo estimado, hasta el uno con cinco por ciento , lejos del cuatro con cuatro por ciento que proyecta para este año. A pesar de ello, va a ser el país que más medre entre las economías de su ambiente, donde resalta Alemania, que va a entrar en recesión con una contracción del cero,7 por ciento.

Son las primordiales conclusiones del informe de perspectivas económicas que el organismo con sede en la ciudad de París ha hecho público este lunes, donde pone de manifiesto el freno que la economía de España y mundial podría probar en los próximos meses, on-line con la mayor parte de organismos internacionales y con una posible revisión a la baja del Gobierno.

La propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aceptó hace algunos días que el Producto Interior Salvaje (PIB) de España se elevará «en torno a un dos por ciento » el año próximo. Esto implicaría un recorte de 7 décimas desde el dos,7 por ciento del último cuadro macroeconómico que se presentó en el mes de julio y que ya supuso un descenso de 8 décimas con respecto a la estimación precedente.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos se muestra más fatalista y piensa que el PIB medrará en dos mil veintitres un uno con cinco por ciento, lejos del dos,2 por ciento estimado en el primer mes del verano. Sin embargo, coincide con el Ejecutivo en que la economía va a mostrar mayor firmeza este año: conforme sus cálculos, España medrará un cuatro con cuatro por ciento , 3 décimas más de lo predecido ya antes del verano.

España, la economía que más medra

Aun así, España va a ser el país que más medre de entre las economías de su entorno: Italia lo va a hacer en un tres,4 por ciento este año (+0,9 puntos respecto a junio), Francia un dos,6 por ciento (+0,2 puntos) y Alemania un uno con dos por ciento (-cero,7 puntos). Asimismo medrará sobre el conjunto de la zona euro, cuya previsión es que el PIB comunitario se eleve hasta el tres,1 por ciento (+0,5 puntos); sobre E.U., que se elevará un uno con cinco por ciento (un punto menos); e inclusive de R. Unido, que lo va a hacer en un tres,4 por ciento (-cero,2 puntos).

Conforme la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Alemania proseguiría registrando el año próximo las peores cifras entre los países europeos y confirmando, a su vez, los peores pronósticos: registrará una caída de su PIB del cero,7 por ciento, esto es, hasta dos,4 puntos menos que la estimación de junio impulsado por el recorte del gas ruso y sus posibles consecuencias en la economía.

En verdad, los analistas se temen que esto provoque un efecto «arrastre» en el conjunto de la eurozona. Y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos tampoco lo descarta: «Una inseguridad significativa rodea las proyecciones. Una escasez de comburente más grave, singularmente de gas, podría reducir el desarrollo en Europa en uno con veinticinco puntos porcentuales más en dos mil veintitres, con un desarrollo global que quedaría rebajado en medio punto porcentual y elevando la inflación europea en más de medio punto porcentual».

Francia e Italia, por su lado, apenas medrarán el próximo año: lo van a hacer un cero,6 por ciento  (-cero,8 puntos) y un cero,4 por ciento (-cero,8 puntos), respectivamente. U.S.A. va a ver un ligero incremento de su PIB del cero,5 por ciento (-cero,7 puntos) y R. Unido se ubicará en el cero por ciento . Al tiempo que Rusia registrará la peor caída de entre las economías avanzadas: su economía se contraerá un cinco,5 por ciento este año y un cuatro con cinco por ciento el que viene, impulsado por las sanciones occidentales como contestación a la invasión de Ucrania.

Dado este contexto, fuentes del ministerio de Temas Económicos apuntan que las previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos «confirman el fuerte desarrollo de la economía de España, que en dos mil veintidos se ha revisado en alza y superará la media de desarrollo mundial, del G20 y de la zona euro». «En dos mil veintitres, la economía de España quintuplicará el desarrollo medio previsto para la zona euro», resaltan.

La inflación va a cerrar este año en el nueve con uno por ciento de media

El primordial responsable de estas cantidades va a ser, nuevamente, la inflación. En el caso de España, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos estima que va a cerrar el año en el nueve con uno por ciento de media, un punto más que en su precedente previsión. Las perspectivas tampoco son halagadoras para el próximo año: si bien la inflación se moderará, se ubicará en el cinco por ciento , dos décimas más que lo proyectado en el mes de junio.

Con el fin de poner freno a los altos costos, los bancos centrales han embrutecido sus políticas monetarias en los últimos meses y advierten de que proseguirán haciendo en lo que resta de año. Así, el BCE ha subido las clases hasta el uno con veinticinco por ciento, alcanzando niveles de 2011; el Banco de Inglaterra, hasta el dos,25 por ciento y la Reserva Federal, entre el tres por ciento y el tres,25 por ciento . Conforme la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, estas medidas son «un factor clave que frena el desarrollo mundial».

Para el organismo «el apoyo fiscal es preciso para asistir a amortiguar el impacto de los altos costos de la energía en los hogares y las empresas». Si bien alerta: «Debería ser temporal, concentrarse en los más frágiles, conservar los incentivos para reducir el consumo de energía y retirarse cuando las presiones de los costes de la energía disminuyan». También, apuesta por apresurar la transición ecológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *