AIReF Cristina Herrero

la jubilación a los sesenta y seis marcaría un ahorro del uno con cuatro por ciento del Producto Interior Bruto

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) asevera que acrecentar la edad eficaz de jubilación de sesenta y cuatro con uno años a sesenta y seis años y acrecentar el tiempo de cotización de veinticinco a treinta y cinco años supondría un ahorro de uno con cuatro puntos del Producto Interior Bruto en dos mil cincuenta

De aprobarse esta estructura, el gasto en pensiones sería de un doce con ocho por ciento del Producto Interior Bruto, conforme a los datos del informe técnico presentado este lunes por su presidente, Cristina Herrero.

También, estima que si se suprimiera el factor de sostenibilidad, que se pondría en marcha desde dos mil veintitres, y no se reemplazase por ningún mecanismo afín, aumentaría el gasto en 0,9 puntos del Producto Interior Bruto (hasta el quince,9 por ciento ). Por otra parte, piensa que en un escenario base, con la entrada de todas y cada una de las reformas paramétricas de dos mil once y la aplicación del factor de sostenibilidad, se ubicaría el gasto en pensiones en el catorce con dos por ciento del Producto Interior Bruto.

Sin embargo, la AIReF ha apuntado que la inseguridad en torno a las proyecciones demográficas y macroeconómicas es elevada y piensa que podrían materializarse escenarios «más adversos».

De este modo, estima que la reducción del desempleo estructural desde los niveles que se estimaban ya antes de la crisis del coronavirus, cercanos al quince por ciento , hasta el siete por ciento , requiere reformas en el mercado de trabajo para terminar con la precariedad y la dualidad. «El mercado de trabajo tiene muchas debilidades y corregirlos reduciría esta tasa de paro», ha apostillado la presidente de la AIReF.

DÉFICIT DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

La AIReF ha destacado que en un corto plazo la Seguridad Social presenta un déficit estructural producido por la crisis de dos mil siete, que se sostendrá en ausencia de nuevas medidas en torno a un uno con tres por ciento o bien un uno con cinco por ciento del Producto Interior Bruto. Para corregirlo, plantea reducir la cotización por desempleo a favor de la Seguridad Social, asumiendo el Estado la pérdida del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), y que el Estado financie los gastos no contributivos de la Seguridad Social.

Asimismo ha señalado que el coronavirus puede tener impacto sobre los flujos migratorios o bien las tasas de mortalidad y la posibilidad de que la duración de la crisis pueda ocasionar daños estructurales en la economía y afectar al desarrollo de forma más perdurable de lo estimado.

Sin embargo, ha afirmado que el Plan de Restauración y Resilencia «puede ser el detonante de reformas estructurales que mejoren la productividad y el desarrollo potencial y el empleo».

Conforme el escenario central de la AIReF, la población en España aumentaría hasta los cincuenta y cuatro millones de habitantes en dos mil cincuenta, al paso que la población en edad de trabajar se sostendría por sobre los treinta millones de personas a lo largo de todo el horizonte de previsión.

Por esta razón, la tasa de dependencia (población de más de sesenta y seis años dividida entre población entre dieciseis y sesenta y seis años) alcanzaría el cincuenta y tres por ciento en dos mil cincuenta. La AIReF explica que esta evolución viene explicada por las previsiones en migraciones, fertilidad y esperanza de vida.

Para finalizar, la AIReF ha señalado que la resolución de los desequilibrios en un corto plazo «no debe rebajar la necesidad de encarar los desafíos en un largo plazo ni hacer que se olvide que el déficit estructural de las administraciones públicas continúa inalterado».

Además de esto, estima que una rápida implementación de las reformas dejaría una puesta en marcha más gradual, facilitando su aceptación social y la adaptación de las resoluciones de los agentes a la nueva situación.

Para la corporación, un pacto en el Acuerdo de Toledo sería «un buen principio», mas piensa que su eficiencia para asegurar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social va a depender de la concreción de las recomendaciones en la normativa. Para abordar el reto del envejecimiento, ve precisa una visión integral y una estrategia fiscal a medio y a largo plazo.

El Banco de España no ve incentivos para trabajar alén de los sesenta y cinco años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *