La Generalitat Valenciana rebaja el IRPF para las rentas de menos de sesenta euros

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha anunciado este martes 3 medidas fiscales «de calado» que favorecerán de manera directa a 1.344.000 valencianos, todos los que cobran menos de sesenta euros, y que representan el noventa y siete con cuatro por ciento de los impositores de esta comunidad.

Este martes, en su intervención en el Discute de Política General en las Cortes Valencianas, Puig ha adelantado que asimismo se va a acrecentar en un diez por ciento la cuantía exenta de tributación a todos y cada uno de los ciudadanos, el máximo que deja la regla. Esto favorecerá a todos y cada uno de los impositores, si bien quienes superen los sesenta euros de ingresos sostendrán su esmero fiscal.

Para Puig, «ahora es el instante de un ajuste fiscal» centrado en asistir a las rentas medias y bajas, promover la actividad económica y el uso, y resguardar a quienes más castiga la inflación en frente de otros lugares donde se «bajan los impuestos a los más ricos».

Galicia asimismo se ha sumado a efectuar reformas tributarias y este martes ha anunciado que deflactará en un cuatro con uno por ciento las tarifas del IRPF a sus impositores con rentas inferiores a treinta y cinco.000 euros.

Nuevos tramos y carácter retroactivo

La segunda medida es una nueva tarifa autonómica del IRPF en este ejercicio, con nuevos tramos amoldados a la actual situación, lo que dejará progresar la progresividad del impuesto. Así, conforme ha indicado Puig, «las rentas de diez.000 euros se ahorrarán un veintiuno por ciento (noventa y cuatro con cinco euros); las de veinte euros, un siete con tres por ciento (ciento diecisiete euros); y las de treinta.000 euros, un dos con dos por ciento (sesenta y siete euros)». Aquellos que ingresen más de sesenta euros sostendrán su esmero tributario, conforme ha explicado.

La tercera medida es la ampliación de todas y cada una de las deducciones y bonificaciones fiscales, de forma que todas y cada una de las deducciones aumentan un diez por ciento .

«También van a poder acogerse más personas a todas y cada una de las deducciones», ha manifestado Puig, ya que desde este momento, van a pasar de veinticinco a treinta.000 euros las rentas que pueden beneficiarse de la deducción.

Esta reforma va a tener efectos retroactivos al 1 de enero del actual año, por lo que se va a aplicar en la renta de dos mil veintidos. Además de esto, implicará un ahorro medio de ciento once euros para cada impositor, aparte de ahorro global de ciento cuarenta y nueve millones para las familias, como ha asegurado el president de la Generalitat.

Merced a esta medida, Puig ha señalado que, por poner un ejemplo, un joven soltero menor de treinta y cinco años que gana veintiocho euros y amortiza ocho mil de su hipoteca deberá abonar quinientos treinta euros menos en su declaración de la renta.

Cabe rememorar que el impuesto fiscal en España se reparte de forma diferente entre las comunidades, y al tiempo que los madrileños tienen el tipo marginal máximo más bajo (cuarenta y cinco por ciento ), los valencianos tienen el más alto (cincuenta y cuatro por ciento ). Asimismo están sobre el cincuenta por ciento Cantabria, Canarias, Cataluña, La Rioja y Navarra.

Impuesto al patrimonio y transporte público gratis

Además de esto, en esta reforma ha protegido que la Comunitat sostendrá el impuesto de patrimonio pues «solo tributan el cero con cinco por ciento de valencianos» por él, y son aquellos que ganan más de quinientos mil de euros al año. En dos mil veintidos, estas personas han aportado ciento ochenta y siete millones por este impuesto, una cantidad que sube a doscientos millones merced al trabajo de la inspección.

Asimismo ha anunciado que el gobierno autonómico aprobará una deducción fiscal de cien euros para las hipotecas de ciertas rentas, y un nuevo concurso de solares para edificar mil noventa residencias en terrenos públicos de la Comunidad Valenciana.

Respecto a la movilidad, Puig ha anunciado que el transporte público valenciano (metro, tranvía y bus) va a ser gratis para los menores de treinta años desde el nueve de octubre hasta fin de año. Esto favorecerá a 1.553.000 personas y va a suponer un ahorro de ciento treinta y cinco euros para cada ciudadano. La Generalitat busca así «ayudar a las familias contra la inflación» y Puig ha señalado que «beneficiará a los estudiantes y a los trabajadores más jóvenes».

Por otra parte, el president ha anunciado que el Consell aprobará una deducción fiscal para los tratamientos de fecundidad de las mujeres valencianas que no puedan ser atendidas en la sanidad pública por motivos de edad o de baja probabilidad de embarazo.

«Es un imperativo ético pues el dinero no ha de ser un obstáculo para ser madre», ha señalado.

En materia de empleo, ha anunciado que va a destinar más de doscientos millones de euros para promover la creación de puestos, con cincuenta y siete millones destinados a la contratación de jóvenes y veintiseis millones para la contratación indefinida de personas frágiles.

Al lado de esta reforma tributaria, Ximo Puig ha vuelto a solicitar una reforma de la financiación autonómica. Si bien ha señalado «en parte» se ha conseguido la financiación que demandaban, ha remarcado que es aún deficiente. En esta línea, ha letrado por el hecho de que el ahínco fiscal de las CC.AA. compute en el reparto de los fondos del sistema de financiación, una solicitud que, como ha avanzado, trasladará formalmente para «acabar con un dumping insolidario e injusto.

El Gobierno central informa que reducir ingresos se traduce en recortes

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha evitado contestar de manera expresa si el Ejecutivo está conforme o no a la resolución del presidente valenciano, mas de forma genérica sí ha pedido un «discurso responsable» a todas y cada una de las comunidades autónomas pues toda vez que dismuyen ingresos «está el discute de qué recortar».

Rodríguez ha insistido en que la política fiscal del Gobierno es la de la «justicia social» a fin de que esta crisis «no la pagan los de siempre» y ese va a ser, ha dicho, el enfoque del bulto fiscal que prepara el Ejecutivo con el fin de que los que más tienen más contribuyan y que no se generen «regalos fiscales» de la clase media y trabajadora a los más ricos.

Ha añadido asimismo que el bulto de medidas en el que trabaja Hacienda, que se baraja presentar el jueves de esta semana, «va a mitigar el inconveniente de raíz», o sea, eludir que la «inflación prosiga subiendo». Mas dicho esto, ha dejado claro que la política fiscal no se puede diseñar «en abstracto» pues toda vez que se toma una resolución en materia fiscal y dismuyen ingresos hay que proponerse «dónde dismuyen y a quién afecta esa reducción».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *