La dieta mediterránea mejora la disfunción eréctil

La dieta mediterránea se muestra prometedora en hombres con disfunción eréctil conforme una investigación que incluyó a doscientos cincuenta voluntarios

Conforme una investigación de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) la dieta mediterránea se asocia con mejoras en la disfunción eréctil. La investigación se ha presentado en el Congreso ESC dos mil veintiuno
Las 3 cucharadas de aceite de oliva cada día, las frutas y verduras propias de nuestro tiempo mediterráneo, el tomate, el pescado más que la carne. Esa es la base, de una manera genérico, de la dieta mediterránea. Ahora la han contrastado con un inconveniente extendido en la edad adulta entre varones con hipertensión, y han encontrado que aquellos que prosiguen una dieta mediterránea tienen más altos los niveles de testosterona, y menos inconvenientes de riego sanguíneo, de manera directa vinculado a la disfunción eréctil.
Los hombres con hipertensión tienen el doble de probabilidades de tener disfunción eréctil que sus pares con presión arterial normal. La disfunción eréctil se considera primordialmente un trastorno de las arterias pequeñas, que pierden la capacidad de dilatarse y acrecentar el flujo sanguíneo, lo que afecta de forma directa a la erección.
La minoración de los niveles de testosterona en la mediana edad contribuye a su aparición. Investigaciones precedentes han probado que la destreza está relacionada con una mejor supervivencia en hombres con hipertensión, al tiempo que la dieta mediterránea reduce la presión arterial y previene ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en personas con alto peligro cardiovascular.

Este estudio evaluó la adherencia a la dieta mediterránea en hombres de mediana edad con hipertensión arterial y disfunción eréctil.

Este patrón dietético destaca las frutas, verduras, cereales integrales y aceite de oliva, un consumo modesto de productos lácteos y la restricción de las carnes rojas. Entonces, los estudiosos examinaron si los hábitos dietéticos estaban relacionados con el estado físico, los niveles de testosterona, el flujo sanguíneo, la rigidez arterial y el desempeño eréctil.

El estudio incluyó a doscientos cincuenta hombres con presión arterial alta y disfunción eréctil. La edad promedio fue de cincuenta y seis años. El consumo de dieta mediterránea se evaluó a través de un cuestionario y los participantes recibieron una puntuación de 0 a cincuenta y cinco, donde los valores más altos señalan una mayor adherencia. La capacidad de ejercicio se evaluó con una prueba en cinta de gimnasio y se midió la testosterona en muestras de sangre tomadas ya antes de las 09:00 am.

En lo que se refiere a la salud vascular, se efectuó una ecocardiografía para valorar la reserva de flujo coronario, lo que señala la capacidad de acrecentar el flujo sanguíneo cuando es preciso. Los valores de dos o bien más se consideran normales y apuntan a una mejor función vascular. Los estudiosos examinaron la rigidez arterial usando 2 medidas: índice de incremento y presión del pulso central. Los valores más altos señalan arterias más recias, que se asocian con un mayor peligro de acontecimientos cardiacos desfavorables en hombres con disfunción eréctil.

Mejores arterias y mejores niveles de testosterona

La gravedad de la disfunción eréctil se evaluó a través de el Inventario de salud sexual para hombres (SHIM), que usa 5 preguntas sobre la capacidad eréctil para asignar una puntuación de 0 a veinticinco, y los valores más altos se relacionan con un mejor desempeño eréctil.

Los estudiosos hallaron que los hombres con una puntuación de dieta mediterránea más alta (sobre veintinueve) asimismo tenían una mayor reserva de flujo coronario y testosterona, un mejor desempeño eréctil (puntuación de SHIM sobre catorce) y una rigidez arterial más baja.

Cuando se examinaron las relaciones conforme el estado físico, los estudiosos hallaron que los pacientes con mayor capacidad de ejercicio (sobre diez MET) tenían mayor reserva de flujo coronario, testosterona, puntuación de dieta mediterránea (sobre veinticinco) y puntuación de SHIM (sobre doce), y menor rigidez arterial.

El creador del estudio, el doctor Athanasios Angelis de la Universidad de la ciudad de Atenas, Grecia, explica: “En nuestro estudio, consumir una dieta mediterránea se vinculó con una mejor capacidad de ejercicio, arterias y flujo sanguíneo más saludables, niveles más altos de testosterona y mejor desempeño eréctil. Aunque no examinamos los mecanismos, semeja plausible que este patrón dietético pueda progresar el estado físico y el desempeño eréctil al progresar la función de los vasos sanguíneos y limitar la caída de testosterona que ocurre en la mediana edad».

Concluyó: «Los descubrimientos sugieren que la dieta mediterránea podría desempeñar un papel en el mantenimiento de múltiples factores de la salud vascular y la calidad de vida y en hombres de mediana edad con hipertensión y disfunción eréctil».

Te puede interesar:
La disfunción eréctil puede tener un origen genético
La polución puede ocasionar disfunción eréctil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *