La demanda de segunda vivienda para uso propio medra un cincuenta por ciento , conforme la red Comprarcasa

Llega uno de los periodos del año donde se registra un mayor volumen de desplazamientos a destinos vacacionales o segundas viviendas. En verdad, la Dirección General de Tráfico cifra en catorce con seis millones los desplazamientos por carretera que se generarán en esta Semana Santa de dos mil veintidos y, si bien los destinos de turismo cultural como la capital de España, Barna o Sevilla son ciertos más buscados por los españoles para gozar de estas datas, la demanda de segunda vivienda en zonas ribereñas semeja haber recuperado el brillo tras la pandemia.

En este sentido, desde la red inmobiliaria Comprarcasa cifran en un cincuenta por ciento el aumento en la demanda de segunda vivienda para uso propio. Un desarrollo que se viene generando desde mediados del mes de febrero, con la reapertura de establecimientos hoteleros y la reactivación de viajes del Imserso, y que se sostendrá en apogeo hasta el mes de diciembre, haciendo que dos mil veintidos se alce como el año de la restauración de la demanda embalsada que no pudo formalizar sus operaciones a lo largo de dos mil veintiuno.

Un desarrollo donde despunta la Costa Blanca con Benidorm a la cabeza, donde la red inmobiliaria ha duplicado el número de transacciones mensuales respecto a dos mil veintiuno. Seguidas de la urbe alicantina, la demanda se concentra en Torrevieja, Santa Pola o en la Costa del Sol, con Marbella, Málaga Costa y Benalmádena liderando las transacciones.

El retrato robot del comprador de segunda vivienda para uso propio

Si bien la demanda de segundas viviendas se ha duplicado, desde Comprarcasa apuntan que el enorme apogeo se da en la segunda vivienda para uso propio. Así, el retrato robot de sus compradores responde a un perfil maduro, con edades comprendidas entre cincuenta y cinco y sesenta y cinco años, que adquiere con ahorros propios o pide financiación de entre un treinta y un cuarenta por ciento para complementar sus ahorros, y que procede, primordialmente, de la capital de España, País Vasco y Zaragoza.

Además de esto, en menor medida, desde la red inmobiliaria asimismo advierten un apogeo en las transacciones de compradores provenientes de Sevilla, que optan por las zonas de Cádiz y Huelva; y en los provenientes de Córdoba, cuya demanda se concentra en Málaga y Fuengirola.

¿Qué ocurre con los compradores de origen extranjero?

Tras este perfil de comprador de origen de España, en Comprarcasa asimismo han analizado la demanda de compradores extranjeros que asisten a sus oficinas.

Así, la demanda de británicos se sostiene elevada, primordialmente en la Costa del Sol, al paso que los compradores alemanes optan por zonas del sur de Andalucía. Por su lado, los compradores de origen francés prefieren localidades de la Costa Brava como Roses o L’Escala.

Además de esto, el impacto del enfrentamiento en Ucrania y la congelación de operaciones por la parte de ciudadanos de origen ruso semejan haber trasladado la demanda a otros perfiles. Conforme resalta Toni Expósito, CEO de Comprarcasa, “los ciudadanos rusos eran uno de los perfiles más activos en el mercado de segundas viviendas en zonas ribereñas de la Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña. Ahora, tras la cancelación de las Golden Visa estamos apreciando un incremento en el interés de ciudadanos provenientes de países como Rumanía, lindante de Ucrania, que aprovechan para invertir y adquirir activos, en especial en Málaga o Benalmádena”.

La rentabilidad de invertir en una segunda vivienda

La residencia siempre y en todo momento ha sido la elección de muchos inversores particulares en España. En verdad, adquirir un inmueble para ponerlo en alquiler es una de las inversiones más habituales, que deja conseguir una rentabilidad anual de entre el cinco y el siete por ciento , si bien desde Comprarcasa asimismo apuntan a un apogeo en las compras con reforma, exentas del pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) en ciertas comunidades, y que ofrecen rentabilidades de entre un diez y un quince por ciento en un corto plazo. “Se trata de un género de inversor que una vez que adquiere, acostumbra a repetir”, apunta el CEO de Comprarcasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *