La construcción pasiva garantiza las condiciones inmejorables de confort en escuelas y equipamientos

La construcción pasiva garantiza las condiciones inmejorables de confort en escuelas y equipamientos

Muchas son las horas que los estudiantes pasan en clase día a día, lo que supone que sea preciso crear el mejor entorno para ellos, si bien esto realmente no acostumbra a suceder. Conforme una investigación reciente efectuado por la Plataforma de Edificación Passivhaus y la Universidad de Burgos, se observa como el ochenta y cuatro por ciento del tiempo laborable, las salas suspenden en término de temperatura entorno, humedad relativa y niveles de CO2. Esto supone negativas consecuencias para el desempeño escolar de los pupilos y profesores.

A fin de que no aumente el CO2, muchas escuelas han optado por dar las clases con las ventanas abiertas para ventilar, mas con la llegada del invierno, esto supone un inconveniente para la salud de las personas. La solución a esto podría estar en la construcción pasiva en madera o bien por la instalación de sistemas eficientes de ventilación mecánica de doble flujo.

Ventilación para progresar la calidad del aire

El informe de la Plataforma de Edificación Passivhaus habla de la ventilación como la medida más conveniente para prosperar la calidad de aire de los centros. La conclusión es que hay que invertir en las escuelas, hay que hacer obras, dedicar fondos de la Unión Europea a la rehabilitación de centros de educación para lograr beneficios para la salud, mejores resultados académicos, ahorro económico, beneficios ecológicos y una reactivación económica. Otros países como Alemania ya han anunciado una inversión de quinientos millones de euros para prosperar la ventilación de sus edificios públicos.

La ventilación mecánica controlada de doble flujo con restauración de calor es uno de los cinco criterios esenciales de la edificación Passivhaus, hasta el momento centrada en conseguir que el consumo energético fuera el más bajo posible. La pandemia hace que la meta se focalice en la salud.  Los otros principios básicos de esta clase de construcciones son: un genial aislamiento térmico, ventanas y puertas de altas posibilidades, ausencia de puentes térmicos y hermeticidad al aire.

Pasamos un ochenta por ciento de nuestro tiempo en espacios interiores y es de vital relevancia asegurarnos que los niveles de toxicidad sean mínimos.

Las salas son espacios con una enorme afluencia de usuarios y cambios bruscos de temperatura y los entornos cargados acarrean que los niveles de atención y de concentración no sean buenos.  Para una adecuada calidad del aire interior se precisa un nivel de COdos bajo mil ppm y para esto debería haber un flujo de aire exterior de treinta m³ /h por persona.

Mas el nivel de COdos no es el único factor que determina una buena calidad del aire interior. Otro elemento a tomar en consideración es la humedad relativa del sala. Cuando esta es bajísima, es más simple que abunden bacterias y virus en el aire. Tampoco es adecuado tener un nivel alto de humedad relativa, en tanto que pueden aparecer hongos y afectar al sistema respiratorio. Lo idóneo es que esté entre el cuarenta por ciento -sesenta por ciento para reducir el peligro de propagación de enfermedades infecciosas.

Residencias de jubilados

Todas y cada una estas máximas asimismo pueden aplicarse a edificios con usuarios sensibles como las residencias de jubilados.

El sistema de prefabricación con entramado ligero de madera de ARQUIMA se fundamenta en criterios de arquitectura bioclimática, pasiva y de màxima eficacia energética. La compañía, que fue vanguardista en Construcción Sustentable en España desarrollando un sistema edificante propio ya en dos mil ocho, ha presentado últimamente las primeras residencias de Europa con la doble màxima certificación en eficacia energética y en sostenibilidad (Passivhaus Premium y cinco Hojas VERDE del Green Building Council España GBCe), situadas en el Área Metropolitana de Barna y está contruyendo el primer edificio plurifamiliar pasivo de madera de las Islas Baleares en la urbe de Palma de Mallorca.

El Covid-diecinueve y la posibilidad de nuevas pandemias afectan directamente al campo de la Arquitectura y la Construcción y los especialistas apuntan que la tendencia es la apuesta por residencias y equipamientos como escuelas, hoteles, oficinas o bien centros de salud más naturales, más sustentables y más saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *