Woman taking shower

¿La alcachofa de tu ducha puede hacerte enfermar?

En el momento en que te has duchado esta mañana, ¿te has fijado en de qué forma de limpia está la alcachofa de tu ducha? ¿El hecho de que esté adquiriendo un cierto color extraño no te hace preguntarte de qué manera de sano es el agua que pasa por ella? La humedad propia de los baños unida al calor del agua caliente que sale por ella, hace que los microorganismos hallen ahí el mejor lugar para montar una «party». ¿Deberíamos preocuparnos más por este motivo?

Esta es el interrogante que se hizo un conjunto de estudiosos de la Universidad de Rojo, que examinó un total de seiscientos cincuenta y seis duchas repartidas por E.U. y trece países europeos. Para una de las componentes del estudio, la maestra de ecología y evolución biológica Noah Fierer, «hay un alucinante planeta de microbios viviendo en la alcachofa de tu baño y estás expuesto a todas y cada una toda vez que te duchas».

Conforme el estudio, publicado en la gaceta mBio, las bacterias que se han encontrado son en su mayor parte no perjudiciales para la salud, mas existen algunas cepas (encontradas sobre todo en Estados Unidos) que podrían derivar en graves infecciones pulmonares por microbacterias no tuberculosas. Pese a estos resultados, el peligro de contagio es bajo y podría afectar a gente que tuviese un sistema inmune muy desgastado (mas le pasaría en la ducha como en otra una parte de la casa, con lo que deben tener un cuidado singular de su salud).

Angelo CavalliGetty Images

El estudio apunta que para el resto de personas con buena salud es aun bueno estar expuestos a estas bacterias para fortalecer nuestro sistema inmune: «La enorme mayoría de los microbios no son perjudiciales, mas cuando estos pasan a serlo es preciso comprender de qué manera influyen nuestras acciones al día a fin de que esto ocurra. Conforme sean los sistemas de tratamientos de agua o bien los materiales utilizados en las cañerías, las comunidades de microbios pueden convertirse sensiblemente. De ahí la relevancia de este estudio». Un caso en este sentido: si las alcachofas están hechas de metal, las bacterias campaban más a sus anchas que si eran de plástico.

¿Consejos para eludir problemas médicos?

Es indispensable desinficionar el baño cuando menos una vez por semana. Esto no implica solo el mando de la ducha, sino más bien asimismo el sumidero, como las cortinas o bien las puertas de cristal (si las hubiese). Aun es bueno proponerse emplear un cepillo dental para rasgar ciertas zonas en las que empiece a aparecer más suciedad, como meter la alcachofa en una solución desinfectante cada cierto tiempo como, por servirnos de un ejemplo, agua con vinagre.

Fuente: Medical Daily

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *