Hacienda estudia al rey retirado por los gastos en las cacerías a las que fue convidado tras su abdicación en dos mil catorce

La Hacienda estudia al rey retirado Juan Carlos I por las cacerías a las que fue convidado tras su abdicación en dos mil catorce. Para esto, le ha requerido que justifique quién pagó los vuelos y los gastos derivados de estas monterías, conforme publica El Planeta.

El Departamento de Inspección Financiera y Tributaria de Hacienda ha mandado a Juan Carlos I múltiples peticiones de información a lo largo del último año, ciertas de ellas últimamente, agrega el diario. Le solicita que acredite el origen de los fondos con los que se costearon los vuelos y el resto de gastos derivados de las jornadas cinegéticas a las que fue convidado entre dos mil catorce y dos mil dieciocho, esto es, cuando ya no era jefe del Estado y por consiguiente no estaba protegido por la inviolabilidad que llevaba aparejada su cargo.

Hacienda sostiene aún abierta contra el rey retirado una inspección tributaria por la vía administrativa a pesar de las regularizaciones voluntarias que hizo Juan Carlos I para eludir la comisión de delitos fiscales por los viajes costeados por la Fundación Zagatka y que motivaron el fichero de las diligencias abiertas por la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Estaba previsto que Juan Carlos I viajase a España este fin de semana para participar en unas regatas en Sanxenxo, una visita que por último se ha anulado este miércoles por «motivos rigurosamente privados». Se trataría de la segunda visita programada, una vez que el retirado volviese a fines de mayo a España para una competición en esta localidad pontevedresa y para reunirse con su familia en Zarzuela.

Se trataba de la primera vez que retornaba desde el instante en que hace un par de años se fue a vivir a Abu Dabi. La visita fue polémica por sus declaraciones al ser preguntado sobre si debía dar explicaciones sobre las supuestas irregularidades en sus negocios privados. «¿Explicaciones de qué?», respondió. El Gobierno lamentó que Juan Carlos I hubiese «perdido la oportunidad» de «dar explicaciones y solicitar perdón» por actos «nada éticos ni ejemplares» de los últimos tiempos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *