Los avances tecnológicos en la impresión y los filamentos 3D

La tecnología avanza cada vez más, y hoy en día, crear todo tipo de objetos es casi tan fácil como introducir un plano en el ordenador, pulsar un botón y esperar que una máquina lo cree. Esto es posible gracias a las impresoras 3D.

Tener la posibilidad de crear cualquier objeto casi sin límites es un sueño que tienen muchas personas, y cumplir este sueño es bastante sencillo, si se tiene una impresora 3D. Usando una de estas solo necesitas filamento para impresoras 3D y un plano del objeto para imprimir cualquier cosa que puedas imaginar.

Es por eso que las impresoras 3D se han vuelto tan populares últimamente. Además, conseguir una de estas impresoras también es bastante sencillo, solo basta con comprarla e instalarla para comenzar a imprimir; o si lo prefieres, puedes comprar un kit para montarla tú mismo.

Aunque sea genial tener una impresora 3D en casa, donde realmente brillan más es en el mundo comercial e industrial, pues estas impresoras tienen muchas utilidades que sirven de mucha ayuda en distintos campos.

Evolución de las impresoras 3D

Aunque pueda parecer un invento reciente e innovador, la verdad es que el origen de las impresoras 3D se remonta a 1980, cuando Hideo Kodama, del Instituto de Investigación Industrial Municipal de Nagoya en Japón, realizó la primera solicitud para la patente de un dispositivo de impresión 3D.

Sin embargo, este proyecto fue abandonado debido al presupuesto limitado y a la falta de interés. No fue hasta 1986 que Charles Hull fundó la compañía 3D Systems Corporation, y con ella, creó el primer sistema de impresión 3D de la historia, la estereolitografía.

Al mismo tiempo, un estudiante de la Universidad de Texas, llamado Carl Deckard, creó un método alternativo de impresión 3D, el de sintetización de láser selectivo (SLS). En 2006 llegó la primera impresora que usaba este sistema, lo que abrió las puertas a la demanda masiva de fabricación de piezas industriales.

Las primeras impresoras 3D eran grandes y difíciles de usar, algo muy distinto a lo que podemos encontrar hoy en día. Los años de trabajo y desarrollo han permitido al mundo de las impresoras 3D evolucionar mucho. Y es que el tamaño no es lo único que ha evolucionado a lo largo del tiempo, sino que otros factores, como la velocidad de impresión o los materiales que se usan para imprimir, también han mejorado en gran medida.

Futuros avances tecnológicos en el sector

Actualmente, el uso de impresoras 3D domésticas es bastante común y muchas personas tienen una como si se tratara de una impresora normal. Sin embargo, se espera que en los próximos años se reduzca el precio general de estas impresoras, gracias a los distintos avances tecnológicos, lo que permitirá que sean mucho más viables para el comercio.

Otro aspecto de las impresoras 3D que se verá mejorado en los próximos años, es la velocidad de impresión, ya que se está trabajando en nuevas tecnologías que ayuden a realizar impresiones en 3D, al menos 10 veces más rápido.

Recientemente se ha logrado imprimir carne en 3D, aunque por un precio bastante alto. Esto hace posible que en un futuro no muy lejano esta carne pueda comercializarse como si fuera común y corriente, lo que supondría un gran beneficio para el medio ambiente.

Además, la evolución de las impresoras 3D también puede ser beneficiosa para otros ámbitos, como la medicina, pues aunque la impresión de órganos artificiales es algo que se ha conseguido hace un tiempo, se está trabajando en perfeccionar la tecnología para poder utilizar estos órganos en trasplantes humanos.

Las impresoras 3D no solo sirven para imprimir objetos pequeños, pues ya existen algunas capaces de imprimir casas, por lo que puede que en un futuro sea bastante común vivir en una casa impresa en 3D.

También es posible que en el futuro se fabriquen impresoras 3D inteligentes con procesamiento de lenguaje natural, lo que permitirá que podamos diseñar e imprimir lo que queramos con solo decirlo en voz alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *