Estos son los preceptos para no hacer la Declaración de la Renta

Hacienda establece unos factores que de cumplirlos, libera a los impositores de la obligación de efectuar su declaración la Renta dos mil veinte-dos mil veintiuno.

La Hacienda establece estos factores a fin de que las personas con un determinado perfil no tengan la necesidad de efectuar la Declaración de la Renta, ahorrándoles tiempo. No obstante, a pesar de cumplir con los preceptos, la persona puede del mismo modo efectuar su declaración.

El Manual de Renta para el ejercicio dos mil veinte, establece quiénes tienen la obligación de presentar la declaración por medio de 2 variables fundamentales: el nivel de ingresos anual y el carácter de las rentas percibidas.

Rentas del trabajo

Los impositores que hayan percibido únicamente rentas procedentes del trabajo como los sueldos, pensiones, haberes pasivos, compensatorias o bien anualidades por comestibles y tienen una serie de límites que, si no se superan, hacen que no sea obligatorio presentar la Renta.

  • Si han tenido un solo pagador: todos y cada uno de los impositores bajo veintidos euros salvajes anuales están exonerados, si de esta manera lo desean, de hacer la declaración.
  • Si han tenido 2 o bien más pagadores: los impositores con ingresos inferiores a catorce euros no están obligados, si bien esta cantidad límite pasa a los veintidos siempre y cuando desde el segundo pagador no se llegue a los mil quinientos euros.
  • Si han recibido pensiones compensatorias del cónyuge, anualidades por comestibles no exentas, rendimientos del trabajo sujetos a un tipo fijo de retención o bien el pagador no tiene la obligación de cotizar, el límite para no presentar la declaración es de catorce euros.

Rentas del capital moblaje y ganancias patrimoniales

En este apartado entran los dividendos, intereses de cuentas, depósitos o bien valores de cuenta fija, las citadas ganancias patrimoniales por reembolsos de fondos de inversión o bien premios de concursos, aparte de cualquier cantidad sometida a retención o bien ingreso a cuenta. Para eludir la obligatoriedad de declaración, estos no deben superar los mil seiscientos euros anuales.

Rentas inmobiliarias encausadas

Los rendimientos del capital moblaje no sujetos a retención y los derivados de figuras como Letras del Tesoro, subvenciones para la adquisición de residencias de protección oficial, ganancias patrimoniales de ayudas públicas, que no superen los mil euros anuales.

Ganancias y pérdidas patrimoniales con límites

La Hacienda contempla un escenario más: aquellos impositores que, sumando las rentas del trabajo, del capital moblaje o bien inmobiliario, de actividades económicas y ganancias patrimoniales sostienes o bien no a retención con un máximo de mil euros anuales no deberán hacer la Renta si no lo desean. Tampoco los que amontonen pérdidas patrimoniales de, como mucho, quinientos euros a lo largo del ejercicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *