Estas son las medidas que está tomando Estados Unidos contra la minería de criptomonedas

Los legisladores demócratas de USA están presionando a las compañías mineras de Bitcoin del país a fin de que difundan cuánta electricidad usan en esta práctica en un esmero por valorar de qué manera afectará eso a los residentes de áreas próximas y al medioambiente. 8 miembros del Congreso han mandado cartas a 6 empresas que practican la minería de Bitcoin preguntándoles sobre el impacto energético y ambiental de sus operaciones.

Un crimen ecológico y medioambiental

Dado el uso de energía excepcionalmente alto y las emisiones de carbono asociadas con la minería de Bitcoin, las operaciones mineras proponen preocupaciones sobre sus impactos en el medioambiente global, los ecosistemas locales y los costos de electricidad para el consumidor.

Los miembros del Congreso implicados en esta iniciativa solicitaron a las compañías que respondieran a múltiples preguntas sobre cuánta electricidad emplean, de dónde procede y de qué forma planean medrar en E.U.. Esto se genera justo después de una audiencia de supervisión sobre el impacto de la minería de criptomonedas en la energía festejada por el Comité de Comercio y Energía de la Cámara hace solo unas semanas. A lo largo de la audiencia, especialistas y legisladores discutieron si las criptomonedas podrían desempeñar un papel esencial en la promoción de las energías renovables o desbaratar por completo los objetivos climáticos de USA.

Podría dar al garete con los objetivos climáticos

La extracción de determinadas criptomonedas, sobre todo Bitcoin, consume enormes cantidades de energía. Si Bitcoin fuera un país, ocuparía el puesto número veintisiete por su consumo de electricidad, usando más energía que toda Ucrania en un año. Si esa electricidad se produce desde comburentes fósiles, se añade mucha polución, algo que se sumaría a la crisis climática global.

La razón por la cual Bitcoin usa tanta electricidad es que se fundamenta en un proceso de uso intensivo de energía llamado prueba de trabajo para sostener seguro la tecnología blockchain que usa para cifrar y efectuar las transacciones de criptodivisas. Requiere que los mineros usen equipos informáticos especializados para solucionar acertijos poco a poco más complejos con el fin de contrastar las transacciones. Los mineros son retribuidos ​​ a su vez con nuevas monedas.

El sistema de prueba de trabajo, que es intencionalmente ineficiente desde el punto de vista energético, es lo que preocupa a ciertos legisladores y muchos especialistas ambientales. Diferentes procesos emplean solo una fracción de la energía requerida para la prueba de trabajo. En los USA, el apetito de energía de los mineros ya ha revivido plantas de lignito y gas natural avejentadas. Por poner un ejemplo, una de las compañías que recibió una de las cartas de los legisladores adquirió dos centrales eléctricas de Pensilvania que ahora queman desechos de lignito eminentemente para extraer Bitcoin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *