es un setenta por ciento resistente que la de araña

El conjunto estudiosos deseaba emplear vermes de seda de morera comercializados (Bombyx mori) por el hecho de que son más alcanzables y simples de manejar, mas la fibra de verme de seda natural está hecha de un núcleo envuelto por un pegamento de seda que interfiere con el hilado de las fibras con fines de tipo comercial. Determinaron que el mejor procedimiento para disolver el pegamento y, al tiempo, disminuir al mínimo la humillación de las proteínas de la seda, era hirviéndolo en un baño singular de productos químicos. Y después, para coagular la seda de nuevo en fibras continuas, probaron las proteínas de la seda en baños que contenían diferentes metales y azúcares para hallar el procedimiento que generó la mejor tasa de capacitación de fibra.

Las pruebas de las propiedades mecánicas de esta seda descubrieron una resistencia a la tracción, la tensión máxima que un material puede aguantar mientras que se estira o tira ya antes de romperse, de dos mil MPa, que es más de un setenta por ciento más alta que la de las sedas de arrastre de araña. La seda asimismo es excepcionalmente recia, significativamente más que cualquier otra seda natural famosa.

«Puesto que la seda del verme de seda es muy afín a nivel estructural a la seda de araña de la caja del huevo, que anteriormente se probó que marcha bien en una mezcla de baños de cinc y hierro, pensamos probar este procedimiento alternativo para eludir condiciones peligrosas que se emplean en otros lugares», afirma Lin. «La sacarosa, una forma de azúcar, puede acrecentar la densidad y la viscosidad del baño de coagulación, lo que en consecuencia afecta la capacitación de las fibras. Aguardamos que este trabajo abra una vía prometedora para generar sedas artificiales rentables de alto desempeño».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *