En este almacén de la ciudad de Londres trabaja un ejército de dos.000 robots

Trabajadores infatigables

Los robots trabajan sin parar a lo largo de veinte horas al día y cada uno de ellos recoge hasta dos millones de comestibles en todos y cada turno, considerablemente más de la capacidad de un trabajador humano. Los robots pueden recoger un pedido en 5 minutos, que es unas 5 veces más veloz que un trabajador humano capacitado. De momento, impulsados ​​por un algoritmo, estos robots recogen cajas de artículos para llevárselos a un humano y ponerlos en bolsas de compras para su entrega. Mas la idea es que el trabajo sea prácticamente automatizado en su totalidad.

No se trata de automátas, más bien semejan hornos sobre ruedas trabajando en un sistema de rejilla; los robots, con más de la mitad de sus partes impresas en 3D, se mueven sobre una cuadrícula, como las piezas de un tablero de ajedrez. Bajo el suelo, cada cuadrado oculta una pila de hasta veintiuno contenedores de profundidad. Los contenedores se llenan con ciertos cincuenta cero productos que ofrece Ocado, guardados conforme un algoritmo que pronostica en qué momento se precisarán. Cuando alguien hace un pedido, los robots se encienden solos y se dirigen cara el contenedor que precisan, pasando a una distancia de 5 milímetros entre sí.

Los bots no son autónomos, sino están orquestados por un sistema que marcha como el control del tráfico aéreo y planea sus sendas por ellos.

El futuro

La mayor parte de los guardes que trabajan con esta tecnología aún no están a plena capacidad, por lo que la nueva tecnología querría decir que los trabajadores podrían ser resituados de determinados trabajos a otros; de ahí que no se aguarden oleadas de despidos (por lo menos, provisionalmente).

Conforme Ocado, este sistema no requieren guardes singularmente construidos, por lo que la tecnología de Ocado puede configurarse de forma rápida para sus clientes del servicio, que incluyen a Marks & Spencer en el R. Unido y Kroger en los EE. UU.

Referencia: OCADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *