El Tesoro Público

El Tesoro Público ha puesto ya más del sesenta por ciento de lo planeado para este año

En suma, el Tesoro Público ha podido conseguir ciento ochenta y cuatro mil noventa millones de euros en deuda pública en el primer semestre, un sesenta y dos por ciento de lo estipulado para el dos mil veinte

El Tesoro Público ha puesto unos ciento ochenta y cuatro mil noventa millones de euros en deuda pública en el primer semestre del año, lo que representa el sesenta y uno con nueve por ciento de la emisión salvaje prevista de veintinueve mil setecientos millones de euros del programa de emisiones para el conjunto del ejercicio dos mil veinte, revisado en alza por las mayores necesidades de financiación derivadas de la crisis del Covid-diecinueve, conforme datos facilitados a Europa Press por el Ministerio de Temas Económicos y Transformación Digital.

En detalle, en la primera mitad del año ha captado en torno a ciento treinta novecientos veintidos millones de euros en emisiones a medio y a largo plazo, el equivalente al setenta con cuatro por ciento de los ciento ochenta y cinco mil novecientos sesenta y nueve millones previstos en esta clase de papel para este año, con datos hasta la última subasta, festejada el pasado dieciocho de junio.

Además, el organismo público dependiente del Ministerio de Temas Económicos ha puesto en el primer semestre del año otros cincuenta y tres y ciento sesenta y tres millones de euros más o menos entre los inversores en letras del Tesoro, el cuarenta y siete con seis por ciento de lo estimado para el ejercicio (ciento once mil seiscientos ochenta y ocho millones de euros).

Los inversores han seguido confiando en los títulos de deuda pública de España, tal como se patentiza en la evolución del costo de financiación, con una profundización de las clases negativos, paralelamente a un incremento de la vida media de la deuda hasta máximos.

En su última emisión, festejada el pasado dieciocho de junio, captó cinco.876,96 millones de euros en deuda en un largo plazo, cerca del máximo previsto, y lo hizo cobrando más a los inversores por los bonos a tres y cinco años y ofertando una menor rentabilidad en el caso de la referencia a diez años.

Este jueves, dos de julio, el Tesoro va a dar comienzo al segundo semestre con una nueva emisión de bonos y obligaciones del Estado. Específicamente, va a ofrecer a los inversores bonos del Estado a cinco años, con cupón del 0 por ciento ; obligaciones a siete años, con cupón del 0,80 por ciento ; obligaciones a diez años, con cupón del uno con veinticinco por ciento , y obligaciones indizadas a la inflación con una vida residual de diez,5 años y cupón del 1 por ciento .

Para determinar la evolución del costo de la deuda, la referencia en los bonos a cinco años es el género de interés marginal del -0,060 por ciento registrado en la subasta del pasado dieciocho de junio, al tiempo que en las obligaciones a diez años es el interés del 0,538 por ciento del mismo día.

En lo que se refiere a las obligaciones a siete años, la referencia de un papel afín es el marginal del 0,535 por ciento del pasado diecinueve de marzo, al paso que en las obligaciones indizadas con una vida residual de diez,5 años la referencia es el 0,502 por ciento registrado en el mes de septiembre del año dos mil dieciseis.

SEMESTRE MARCADO POR EL COVID-diecinueve

El primer semestre ha estado marcado por la crisis derivada del Covid-diecinueve, que ha llevado al Tesoro a repasar en alza su programa del año vigente frente a las mayores necesidades de financiación y a acometer emisiones de bonos sindicados no previstos en un inicio.

En verdad, hace un par de semanas el organismo efectuó su primera emisión sindicada de un bono a veinte años por importe de doce millones de euros, con una demanda que llegó a superar los setenta y ocho y trescientos millones de euros y a menores géneros de interés.

Esta fue la tercera ocasión a lo largo de la pandemia en la que el Tesoro realiza una emisión sindicada, puesto que el pasado veinticuatro de marzo efectuó una colocación sindicada con la que consiguió diez.000 millones con un bono a siete años, y otra el pasado veintidos de abril con la que captó quince millones con un bono sindicado a diez años.

REVISIÓN DEL PROGRAMA DE FINANCIACIÓN

El mes pasado anunció una modificación de su programa de financiación para este año, que prevé elevar la emisión neta en noventa y siete y quinientos millones de euros, hasta un total de ciento treinta millones, y también acrecentar en algo más de cien millones la emisión bárbara, hasta lograr los doscientos noventa y siete mil millones de euros, a consecuencia de la mayor necesidad de financiación por el incremento de la deuda pública para hacer en frente de los mayores gastos derivados del Covid-diecinueve.

Sin embargo, a la previsión de emisión neta se le podrían descontar en torno a quince millones que podría percibir España del sistema de reaseguro de empleo (SURE), como la parte que perciba del fondo de reconstrucción europeo.

En detalle, estima una necesidad de financiación bárbara para dos mil veinte de doscientos noventa y siete mil seiscientos cincuenta y siete millones de euros, de los que ciento ochenta y cinco mil novecientos sesenta y nueve millones se prevé financiar a través de bonos y obligaciones y ciento once mil seiscientos ochenta y ocho mediante letras del Tesoro.

El Tesoro Público consigue cinco.876,96 millones en una nueva subasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *