El pez más grande del planeta es el tiburón ballena

¿Cuántos quedan en el planeta?

Si bien es una especie cuyos individuos son simples de identificar —el patrón de puntos de su espinazo es único de cada individuo, como las huellas digitales humanas—, no hay un dato preciso de cuántos ejemplares existen a través de la simple observación. Conforme el último informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), los estudios genéticos pueden dar valores aproximados, mas con una precisión muy reducida. Un análisis empleando el ADN mitocondrial lanzó una población estimada de ciento setenta y ocho quinientos tiburones, mas con un rango de fallo de hasta un treinta y tres por ciento . Empleando microsatélites, el tamaño estimado fue de ciento tres quinientos setenta y dos, mas el rango de fallo se disparó hasta prácticamente un setenta y cuatro por ciento .

Lo que sí podemos saber es que, sea como sea su número, las poblaciones de tiburón ballena están reduciendo, los avistamientos cada vez son más extraños y, cuando suceden, se observan cada vez menos individuos. Por ese motivo, Rhincodon typhus es una especie conminada, considerada en riesgo de extinción.

Referencias:

Llenan, J. G. mil novecientos noventa y siete. A review of the biology and ecology of the whale shark. Journal of Fish Biology, 51(seis), mil doscientos diecinueve-mil doscientos treinta y cuatro. DOI: uno.1111/j.1095-8649.1997.tb01138.x

IUCN. dos mil dieciseis. Rhincodon typus (e. T19488A2365291) [Data set]. International Union for Conservation of Nature. DOI: uno.2305/IUCN.UK.2016-1.RLTS.T19488A2365291.en

Montero-Quintana, A. N. et al. dos mil veinte. Ecotourism impacts on the behaviour of whale sharks: an experimental approach. Oryx, 54(dos), doscientos setenta-doscientos setenta y cinco. DOI: uno.1017/S0030605318000017

Rowat, D. et al. dos mil siete. Seychelles: A case study of community involvement in the development of whale shark ecotourism and its asociado-economic impact.

Fisheries Research, 84(uno, ciento nueve-ciento trece. DOI: uno.1016/j.fishres.2006.11.018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *