El cambio climático no es nada equiparado con…

¿Y si empezamos a actuar ya?

La aciaga predicción expuesta una parte de una premisa extrema: no hacer nada por eludir el desastre. ¿Qué afirman los modelos matemáticos si cambiamos el escenario, y pasamos al otro extremo? ¿Un cambio radical de máximo esmero para atenuar los efectos del cambio climático puede valer para eludir el colapso de la biodiversidad? ¿Podemos salvar la vida silvestre? Asimismo se exploró esa posibilidad.

De entrada, el escenario más optimista retrasa la exposición de especies en mayor peligro hasta 6 décadas. En esta situación hipotética, en el año dos mil cien tendríamos menos del treinta por ciento de las especies terrestres y menos del veinte por ciento de las marinas fuera de su nicho térmico. Además de esto, este retraso de sesenta años podría resultar realmente útil, no solo para facilitar que especies y ecosistemasse amolden al nuevo tiempo, sino más bien a fin de que asimismo lo hagan las sociedades humanas, puesto que dependen de ellos. Pues muchos piensan que la vida silvestre es algo accesorio, que podemos vivir sin ella, cuando realmente somos de manera profunda dependientes de ella.

En las circunstancias actuales, si bien la situación es seria, existe todavía un margen para maniobrar; si dismuyen radical y de manera rápida las emisiones, se puede ganar tiempo. Es verdad que las especies tienen una fuerte inercia filogenética, y les cuesta mudar el nicho ecológico de sus antepasados. Es bastante difícil traspasar un umbral que ha continuado inmóvil a lo largo de miles o bien aun millones de años. Mas cuanto más margen temporal les demos, mejor se amoldarán a esas nuevas condiciones, que van a llegar.

Eludir que muchas especies queden expuestas fuera de su nicho térmico, y retrasar que suceda en aquellas para las que es ineludible, es posible, mas requiere una actuación veloz y de magnitud global para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. El ciudadano de a pie puede hacer muchas y muy nobles acciones, mas no recae sobre él la responsabilidad primordial. Son las grandes potencias y también industrias las que más están emitiendo y las que lo antes posible deberían mirar arriba y ver lo que está por venir, antes que nos caiga encima. El día de hoy, día mundial de la Vida Silvestre, podría ser un buen día para comenzar a hacerlo.

REFERENCIAS:

Cook, J., Oreskes, N., et al. dos mil dieciseis. Consensus on consensus: a synthesis of consensus estimates on human-caused global warming. Environmental Research Letters, 11(cuatro), cuarenta y ocho mil dos. DOI: 10.1088/1748-9326/11/4/048002

Marques, L. dos mil veinte. Collapse of Terrestrial Biodiversity. En L. Marques (Ed.), Capitalism and Environmental Collapse (pp. doscientos cuarenta y siete-doscientos setenta y tres). Springer International Publishing. DOI: 10.1007/978-tres-treinta-cuarenta y siete mil quinientos veintisiete-7_10

Trisos, C. H., Merow, C., et al. dos mil veinte. The projected timing of abrupt ecological disruption from climate change. Nature, 580(siete mil ochocientos cuatro), cuatrocientos noventa y seis-quinientos uno. DOI: 10.1038/s41586-veinte-dos mil ciento ochenta y nueve-nueve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *