banco de españa - BDE

El BDE prevé una caída del ámbito inmobiliario a corto plazo

El Banco de España (BDE) espera un ajuste a la baja en los costes y en las ventas del mercado inmobiliario debido al impacto del Covid-diecinueve

El Banco de España (BDE) prevé un «impacto significativo» de la crisis sanitaria en el mercado inmobiliario, con «ajustes a la baja» cuando menos a corto plazo, conforme asegura la corporación en su Informe de Estabilidad Financiera de primavera.

El organismo que rige Pablo Hernández de Cos apunta que, ya antes de la «perturbación» que ha supuesto la crisis sanitaria, el mercado inmobiliario se hallaba en una fase de desaceleración, tanto en concepto de actividad y transacciones como de costos, todo ello tras la «notable expansión» de los años precedentes.

De este modo, resalta que las compraventas se contrajeron en dos mil diecinueve en el segmento tanto de obra nueva como, en mayor medida, en el de residencia utilizada. Por su lado, el desarrollo del coste medio de la residencia se moderó, manteniéndose una «elevada heterogeneidad geográfica».

Además de esto, arguye que, en contraste a la situación precedente a la última crisis, «a finales de dos mil diecinueve no se observaban desequilibrios esenciales en el mercado de la residencia, ni en concepto de cantidades ni de precios».

La declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria no implicó en un primer instante el cese de la actividad en el ámbito de la construcción, si bien sí se detuvo entre el veintinueve de marzo y el nueve de abril por la suspensión de las actividades económicas no esenciales.

En cualquier caso, el BDE advierte de que el confinamiento de la población y la complejidad para llevar a cabo ciertas labores asociadas al proceso de compra y venta de residencias «habrían tenido un impacto muy significativo en la demanda».

INTENSA CAÍDA DE LA BÚSQUEDA DE VIVIENDA POR INTERNET

Para justificar esta aseveración, la corporación pone como un ejemplo los indicadores basados en las buscas en Internet de términos relacionados con el ámbito inmobiliario, en los que se muestran «una intensa caída».

En opinión del Banco de España, el grado de restauración de la actividad en el mercado inmobiliario, una vez concluya la crisis sanitaria, «dependerá de hasta qué punto los efectos económicos y financieros de esta alteración son aproximadamente persistentes».

De cualquier modo, asevera que la ausencia de desequilibrios esenciales en el mercado inmobiliario en concepto de costes y cantidades ya antes del estallido de la crisis sanitaria «mitiga el alcance de los posibles peligros para la estabilidad a nivel económico y financiera».

«A diferencia de lo que ocurrió cuando reventó la crisis iniciada en dos mil ocho, esta vez el ámbito no semeja sobredimensionado, el endeudamiento vinculado con la actividad inmobiliaria y la financiación a los hogares para adquisición de residencia se estaban contrayendo, si bien representa aún una fracción significativa del crédito al ámbito privado, y no existían rastros extendidos de sobrevaloración de la vivienda», expone.

Al tiempo, recuerda que el peso en la concesión de hipotecas de operaciones con un alto apalancamiento ha sido considerablemente más reducido en el periodo siguiente a dos mil ocho y que los préstamos hipotecarios que subsistieron a la crisis financiera internacional tienen unas condiciones de financiación que, por norma general, «se puede calificar de prudentes y se hallan más cercanos a su vencimiento».

«La patentiza experimental libre muestra que esto reduce substancialmente la probabilidad de morosidad cuando se genera una caída de la renta del acreditado», concluye.

El Gobierno centraliza todas y cada una de las donaciones a través del Banco de España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *