El aluminio, gran aliado para alumbrar la Navidad

La Navidad es una temporada en la que, tanto los hogares como las calles de las urbes, se acicalan de luces y elementos ornamentales. Entre todos estos elementos, el iluminado navideño es el que más acostumbra a llamar la atención. Si bien las luce son las grandes protagonistas, hay otro elemento que es parte integrante de esas estructuras y que acostumbra a pasar inadvertido. Nos referimos al aluminio, un material que es cada vez más demandado para fabricar esas estructuras.

Este “gran anónimo” de muchas de las luces de navidad es el aliado preferido de múltiples estudios de arquitectura que se hacen cargo de diseñar esta clase de proyectos. Ciertos ejemplos de ello los tenemos en el estudio de arquitectura Sebastián Arquitectos. Entre las muchas tipologías de trabajos por las que resalta este estudio, están sus obras de iluminación navideña; ciertas de ellas estructuras arquitectónicas de no poca dificultad, como el BAUMhaus que cada Navidad desde dos mil diecinueve alumbra la Plaza del Cardenal Cisneros, una de las puertas de la villa de Madrid situada en la Urbe Universitaria.

Un árbol con el que se memoraba el centenario del nacimiento de la Bauhaus con un diseño que toma de los trazos expresionistas de Feininger o bien Larionov. Un árbol de metálicas geometrías cristalinas bautizado BAUM(árbol en alemán)Haus, con una forma que recoge la fuerza de lo nuevo, del icono, y que marcha tanto a la noche como de día.

Otra obra, más reciente y de gran impacto para aquel que la observa, es el proyecto Estrellas que por segundo año sucesivo alumbra El PaSeo de la Independencia de la urbe de Zaragoza. Las figuras de las que parte el diseño de este proyecto son las estrellas. Estas quedan fragmentadas, transformando cada una de sus puntas en piezas triangulares independientes que al alumbrarse quedan suspendidos en el cielo. “Esos pedazos de estrellas desean ser un homenaje a las víctimas mortales de la Covid-diecinueve, a todos los que ya no van a poder pasar la Navidad con nosotros”, explican desde el estudio.

Sergio Sebastián Franco, directivo de Sebastián Arquitectos, asevera que se decantaron por el aluminio como material para las estructuras de estos diseños lumínico por múltiples motivos. Resalta el directivo, entre otros muchos, las infinitas posibilidades que da el aluminio para los diseños, señalando que “podríamos decir que el paso de los trazos dibujados al perfil de aluminio es prácticamente inmediato, con lo que la solución pensada en fases de diseño es casi -y por arte de birlibirloque- el producto final. La utilidad de las secciones de aluminio y su capacidad de plegado y doblado tridimensional a través de CNC nos deja concebir cualquier clase de geometría sin apenas límites”.

Otro motivo esencial que arguye es el de su ligereza, “dado que se trata de estructuras en las que se procura disminuir al mínimo el peso y el impacto visual de la estructura”, con lo que no es preciso un alto volumen de material para crear las estructuras proyectadas. Además de esto, agrega, “la superficie refulgente y elucubrar contribuye a reflejar las fuentes lumínicas, al unísono que el cielo de día, con lo que las secciones resistentes tienen una menor carga visual”.

“La ligereza”, señala Franco, “sumada a la resistencia que deja en perfiles, hace que sea el material inmejorable para producir todos y cada uno de los motivos ornamentales planos y espaciales sobre los que se puede fijar más tarde los sistemas de iluminación”. Mas no solo eso, puesto que destaca que “asimismo, su capacidad de reflexión de la luz en los acabados pulimentados genera un efecto de amplificación de la intensidad visual lumínica del motivo”.

Desde Sebastián Arquitectos añaden que aparte de todo lo expuesto, y a través de el empleo de secciones convenientes, “hemos conseguido que el aluminio llegue a reflejar prácticamente por tresdoblado la fuente lumínica, lo que contribuye no solo a una mayor eficacia energética, sino además de esto hace que, a grandes distancias, como es el caso de ciertos espacios públicos, las fuentes de luz lejanas se aprecien con exactamente la misma intensidad que las cercanas”.

Los motivos que acreditan esta resolución no son pocos, puesto que a esas razones suman que “el buen comportamiento a la intemperie y la capacidad de puesta en obra en piezas asimismo es esencial, puesto que el aluminio facilita las tareas de montaje, desmontaje, almacenaje y mantenimiento”. Conforme cuentan desde Sebastián Arquitectos, año a año el BAUMhaus es un reto para los instaladores por su diseño, puesto que se precisan ocho trailers y cinco días de montaje in situ, lo que lo transforman en una de las instalaciones más complejas que se han efectuado en la capital. “A pesar del trascurso de los años, y de la dificultad de los procesos de instalación y desmontaje de este proyecto, el aluminio los aguanta y se sostiene íntegro. Su resistencia y durabilidad hacen que se comporte de manera perfecta y que sean escasísimos los elementos a reemplazar, generalmente por causas atribuibles al transporte”, ha señalado Sergio Sebastián Franco.

“Para su preparación se ha empleado tanto aluminio primario como aluminio reciclado, y nos complace mucho saber que, cuando dejen de utilizarse en estas instalaciones navideñas que ahora se emplean, puedan tener otra vida o bien otro fin, sin agotar su ciclo de utilidad”, añade el directivo de este estudio.

El secretario general de AEA, Jon de Olabarria, señala que “este es solo un caso más de las múltiples y también infinitas derivas que experimenta el aluminio. La presencia cada vez mayor de este material en nuestra cotidianidad hace que en muchas ocasiones nos pase inadvertido. Lo que no debemos olvidar es que estas son buenas noticias, por el hecho de que nos habla de un modelo productivo y económico que apuesta por materiales sustentables, durables, reciclables, como por la Economía Circular”. Un material cien por ciento reciclable infinitas veces que, para este proceso, solo precisa emplear un cinco por ciento de la energía precisa para la producción de aluminio primario, “lo que se traduce en que reciclar aluminio sale a mucha mejor cuenta para el medioambiente que generarlo por vez primera”, ha señalado de Olabarria.

Los promotores de estas obras han sido el Municipio de la capital española y el Municipio de Zaragoza (Área de Infraestructuras) respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *